Skip to main content

«El malvado acepta en secreto el soborno para pervertir las sendas de la justicia».