Diez consejos para usar la energía en forma eficiente y racional

Existen reglas básicas y sencillas para que las personas pueden usar la energía en forma eficiente y racional sin dejar de disfrutar de todos su beneficios.

CADIEEL, la cámara que agrupa a las empresas del sector electro electrónico y luminotécnico, ofreció, por ejemplo, un decálogo de reglas energéticas que tienen como objetivos no renunciar a la comodidad, ahorrar dinero en las facturas de energía eléctrica y generar conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente.

Las diez reglas que me compartió esta cámara en un comunicado son las siguientes:

1. Apague las luces y equipos que no use

2. Acondicione el aire

Mantenga los equipos de aire acondicionado a alrededor de 24º C.

Este nivel asegura una temperatura agradable y llevarla a niveles más bajos provocará un aumento exponencial del consumo.

Mientras lo use mantenga las puertas y ventanas cerradas para impedir el ingreso del aire exterior.

3. Realice el mayor número de actividades aprovechando la iluminación solar

4. Mantenga en condiciones las heladeras y «freezers»

Estos equipos explican el 30% del consumo de una vivienda promedio.

Tenga en cuenta que las partes traseras deben estar separadas de las paredes por al menos 20 centímetros y conservarse limpias y ventiladas. En malas condiciones consumen hasta 15% más.

Descongele antes de que la capa de hielo alcance tres milímetros de espesor: se podrá conseguir un ahorro de hasta 30%.

Para evitar pérdidas de frío compruebe que los burletes de las puertas estén en buenas condiciones y cierren correctamente: se evitará pérdidas de frío.

Mantenga una temperatura de 6º en el compartimento de refrigeración y de -18º en el de congelación.

Cada grado que reduzca la temperatura, aumentará, innecesariamente, un 5% el consumo de energía.

5. Mejor uso del lavarropa

La mayor parte de la energía que usan los lavarropas (del 80% al 85%) se utiliza para calentar el agua.

Por lo tanto, lave -siempre que se pueda- con los programas de agua fría.

Intente que trabaje siempre a plena carga. Use sólo el jabón necesario pues su exceso produce mucha espuma y hace que el motor trabaje de más.

6. «Planchar» el consumo

Revise la superficie de la plancha: debe estar siempre limpia para transmitir el calor de manera más uniforme.

Rocíe ligeramente la ropa sin humedecerla demasiado.

Planche la mayor cantidad posible de ropa en cada sesión.

Trate de hacerlo fuera de los horarios de mayor consumo.

7. Encienda el televisor sólo cuando realmente desee ver algún programa

Si varias personas del hogar van a ver el mismo programa, intenten que sea en el mismo aparato.

8. La PC: el consumidor silencioso

Las computadoras se encuentran entre los diez equipos que más consumen en el hogar.

Apague el monitor si no va a utilizarla por cierto tiempo.

Prenda los periféricos sólo cuando los necesita y no la deje encendida durante la noche.

9. Etiqueta para el ahorro

Si piensa adquirir electrodomésticos como un aire acondicionado, heladera o lavarropas consulte acerca de su etiquetado energético. 

Le permitirá conocer de forma rápida la eficiencia energética mediante un código de colores y letras que van desde el verde y la A para los equipos más eficientes, hasta el rojo y la G para los equipos menos eficientes.

El consumo de energía, para prestaciones similares, puede llegar a ser casi tres veces mayor en electrodomésticos de clase G, que en los de clase A.

10. Luz limpia e inteligente

Mantenga limpias las lámparas y las pantallas: aumentará la luminosidad sin aumentar la potencia y podría suponer un ahorro de hasta un 20% en el consumo eléctrico para iluminación.

Una lámpara sucia o en mal estado pierde hasta un 50% de su luminosidad.

Adapte la iluminación a sus necesidades y dé preferencia a la iluminación localizada: además de ahorrar conseguirá ambientes más confortables.

Además, en garajes, zonas de tránsito, entradas, parques, es interesante colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente, así como usar luminarias exteriores equipadas con fotocélulas o temporizadores, con apagado diurno.

«Bonus track»: cuidado con los «vampiros»

Los hogares cada vez padecen más el llamado «consumo vampiro» o «stand-by» ocasionado por los aparatos eléctricos de la casa al permanecer enchufados.

Televisores, DVD, equipo de música, cuando están en stand-by -el estado de espera indicado por esa lucecita encendida que indica que está listo para que lo encendamos con control remoto- consumen energía.

También sucede cuando dejamos enchufados los cargadores de celulares, cámaras de fotos, MP3, notebooks.

Este consumo eléctrico, que parece insignificante, representa entre el 5 y el 16 por ciento del consumo general del hogar.

La forma más simple de acabar con esta plaga es desenchufando los aparatos, pero puede ser incómodo.

Una alternativa es apelar a prolongadores multifichas (las «zapatillas») que no sólo evitan ese consumo sino que al contar con un fusible lo protegen de posibles sobrecargas.

Usar mejor la energía permite que todos puedan acceder al servicio, ahorrar dinero, y proteger el medio ambiente.

Todos podemos ayudar

Podemos desde compartir esta guía, hasta modificar decisiones de compra de productos, así como cambiar hábitos y modos de consumo. Una gran parte del cambio depende de nosotros.

Deja un comentario