Gracias a Dios, por su sublime gracia

«¿Cómo estás?» Mi respuesta a esta pregunta personal, expresada cara a cara, en una conversación telefónica, por mensajería instantánea, por correo electrónico u otro canal de comunicación, es siempre la misma: «Bien, gracias a Dios, por mi lado».

Seguir leyendo Gracias a Dios, por su sublime gracia