Con la Copa Libertadores más importante de River Plate en mis manos


2018 fue un año malo para la Argentina pero inolvidable para los simpatizantes de River Plate, el club más grande del fútbol argentino. El 9 de diciembre de ese año ganó 3 a 1 a Boca Juniors la final de la Copa Libertadores de América en el estadio Santiago Bernabéu, en la ciudad española de Madrid, en una definición inédita entre los dos equipos.


Advertencia: esta nota contiene fotografías de gozo riverplatense explícito que pueden herir las sensibilidades de los seguidores del actual y eterno subcampeón de la Libertadores 2018, el club que perdió la primera e histórica final de la copa americana más importante que protagonizaron los máximos clásicos rivales de un mismo país.

La Copa Libertadores conquistada en Europa es la cuarta que llega a las vitrinas de River, pero es la más admirada de su existencia.

No es una copa más: es la que River ganó tras imponerse en la final más importante de la historia ante Boca

Tras casi un mes de espera, a partir del 4 de enero, los hinchas del “Millonario” ya pueden visitar y ver en forma directa la copa que el entrenador Marcelo Gallardo, el capitán Leonardo Ponzio y el subcapitán Jonathan Maidana levantaron en Madrid.

El trofeo está exhibido en el Museo River, ubicado al lado del estadio Monumental.

Los visitantes deben comprar una entrada y así acceden a ver la Copa y a fotografiarse con ella.

Además, los simpatizantes pueden disfrutar de una vitrina preparada con otros objetos relativos a la gran final, como la camiseta de Juan Fernando Quintero (autor del gol del 2-1 en Madrid), y medallas y placas de la Conmebol y de la FIFA.

La Copa Libertadores original llegó a Buenos Aires el 23 de diciembre, cuando el plantel aterrizó en el país luego de su participación en el Mundial de Clubes en los Emiratos Árabes.

Fue parte de los festejos en el Monumental y hasta el 4 de enero estuvo guardada en las instalaciones del club.

Será exhibida en el museo, junto a las réplicas de las conseguidas en 1986, 1996 y 2015, hasta su devolución este año a la Conmebol. Luego su lugar será ocupada por una réplica.

Gracias a una gestión mi amigo y colega Ítalo Daffra con las autoridades del museo, un pequeño grupo de integrantes del grupo #Nofuecórner tuvimos el 29 de diciembre el enorme privilegio y honor de tener y levantar con nuestras manos la copa original, que hoy está detrás de una vitrina.

#Nofuecórner es un grupo de periodistas, relacionistas públicos y personas de otros oficios y profesiones que tenemos un denominador común: somos hinchas del más grande del fútbol argentino.

Tengo el honor de ser uno de los cofundadores del grupo, que nació en 2014 después del triunfo de River sobre Boca 2 a 1 en el estadio xeneize con un célebre cabezazo de Ramiro Funes Mori luego de un tiro de esquina.

En una conferencia de prensa después de la derrota, el entonces entrenador de Boca, Carlos Bianchi, inmortalizó la frase: “en el segundo (gol) no fue córner”.

Vuelvo a nuestro encuentro con la copa: algunos compañeros del grupo pudieron ir con sus parientes.

Yo elegí como acompañante a mi amigo Pablo González, con quien celebré en 1986 y 1996 en el Monumental las dos primeras copas Libertadores que conquistó River.

Pablo, quien reside en la ciudad chubutense de Puerto Madryn, estaba en Buenos Aires esos días visitando a sus hijas y aceptó de inmediato la invitación.

Una vez que cerró el museo al público, su director nos hizo entrar y llevó la copa que tenía en su despacho junto a la medalla de oro que recibió el club a un atril que tenía detrás todos los escudos de la historia de River.

También había otras personas que, como nosotros, estaban embelesadas con tener el trofeo en sus manos.

Cada uno pudo tener la copa un buen rato. Como comentamos varios, al sostenerla parecía que teníamos a un niño de unos dos años en brazos, algo ingobernable por su peso desparejo y por los cuidados para que no se cayera al piso.

En la base de la copa está la placa que registra el título conquistado en Europa.

A continuación una galería de fotografías que tomé y me tomaron con mi cámara Canon EOS 1300D para inmortalizar este encuentro que culminó un año inolvidable en alegrías riverplatenses.

Algunas de las fotos tienen epígrafes que puedes leer si pasas el cursor arriba de la imagen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.