Perro


“El perro ladra, la caravana sigue su camino.”

Proverbio rumano.

Anuncios

Te recuerdo María, 10 años después


Desde hace una década el mes de octubre, sinónimo de primavera en Buenos Aires, mi ciudad, equivale a un valle de sombras y luces en mi vida.

El 2 de octubre cumple años Agustina, mi segunda hija. El 8 de octubre también cumple años Cristina, mi esposa. El tercer domingo de este mes se celebra el día de la madre en la Argentina.

Pero en medio de esas fechas está el aniversario de la muerte de María, mi primera hija, quien falleció el 11 de octubre de 2008, en un accidente de tránsito en el norte del Gran Buenos Aires, a los 17 años de edad.

Seguir leyendo Te recuerdo María, 10 años después

Cara a cara con Andréi Rubliov en Moscú


El viaje que realizo por Armenia y Rusia desde el 29 de septiembre me permitió cumplir este 10 de octubre otro anhelo personal: tomar contacto cara a cara por primera vez con la obra de Andréi Rubliov, un religioso y pintor ruso medieval considerado como el más grande iconógrafo de Rusia.

El contacto fue en el monasterio de Andronikov, donde se encuentran algunos de los íconos más famosos de Rubliov.

Conocí a Rubliov a través del cineasta ruso Andréi Tarkovski, quien filmó una película sobre este artista.

Luego de la visita, mi hija Agustina me tomó esta foto con una réplica de su ícono más famoso, La Trinidad, que llevaré a Buenos Aires.

Con Agustina recorrimos partes de Moscú que contaré en otras notas en este blog.

Una de ellas fue la siniestra sede de la Cancillería rusa, en uno de los edificios art decó construidos por Stalin.

Moscú en modo “selfie”


Te comparto una serie de auto fotografías (“selfies”) que tomé junto a Agustina, mi hija, el 9 de octubre de 2018 en Moscú, la capital de Rusia.

En rigor, algunas fotos fueron tomadas por un tercero.

La Plaza Roja, el Kremlin, calles iluminadas del centro y hasta una cueva de hielo que simula al lejano norte de Rusia fueron los escenarios de estas fotos.

Las imágenes están en formato cuadrado porque fueron publicadas originalmente en Instagram.

San Basilio, Moscú: el sueño del pibe hecho realidad


Mis padres me inculcaron desde niño el amor por la geografía, ciencia en la cual siempre obtuve mis mejores notas en la querida escuela Mariano Acosta, en Buenos Aires, donde cursé los ciclos de primaria y secundaria.

Recuerdo que en la primaria obtuve la mejor nota de todos los cursos de geografía por un trabajo práctico y exposición en clase sobre Moscú. El eje de mi trabajo fue la catedral de San Basilio.

Por supuesto que anhelaba visitarla, algo que parecía un sueño en la década del 70.

Ese sueño se hizo realidad este 8 de octubre de 2018. Llegué a media mañana a Moscú, junto a mi hija Agustina, procedente de Ereván, Armenia, la tierra de mis abuelos paternos que había visitado por primera vez.

Luego de ingresar al hotel y de almorzar, fuimos al parque Muzeon,donde hay bustos de dirigentes comunistas fallecidos, que fueron derribados por el colapso de la Unión Soviética.

Cruzamos el río Moscova y desde ahí aprecié algo de San Basilio.

Llegamos a la Plaza Roja cuando empezaba el atardecer y nos fuimos a la noche.

La frutilla del postre fue la caminata por la calle Nikolskaya.

Mi cara de felicidad refleja la alegría de cumplir ese sueño de la infancia.

Volver a Armenia: la última cena


El octavo y último día completo de mi viaje por Armenia, la nación de mis abuelos paternos que visito por primera vez, culminó con una cena en Ereván la capital de este país, junto a Agustina, mi hija y anfitriona.

La cena consistió en diferentes variedades del lehmeyun (hay diferentes maneras de castellanizar esta palabra), mi comida armenia favorita, que mi abuela Lousaper nos hacía todos los domingos cuando mi familia almorzaba en su casa.

Lousaper y mi abuelo Aram sobrevivieron al genocidio armenio de 1915. Estuvieron muy presentes en el paseo que realicé hoy por el estremecedor museo sobre esa barbarie cometida por Turquía. Contaré en otras futuras notas sobre ese museo.

Quizás la foto que ilustra esta nota refleje bien mi experiencia en Armenia: la alegría del reencuentro con mi hija que reside en Ereván desde abril de 2018, y de un renovado flujo de la savia que viene de mis raíces armenias, fortalecida por el contacto directo con la nación de mis abuelos.

Un blog de César Dergarabedian

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: