Lástimas energéticas

Por segundo día consecutivo regresé al edificio donde vivo, luego de trabajar, y me encontré con parte del barrio sin luz.

Ayer el corte duró casi 12 horas. Poco y nada comparado con las tres semanas de apagón en el barrio porteño de Villa Santa Rita.

Envié un mensaje corto de texto (SMS) desde mi celular a Edenor, la empresa que distribuye la energía eléctrica, y me respondió en menos de 30 segundos lo siguiente:

Lástima que la misma rapidez en responder no la tengan en dar una información precisa sobre cuándo volverá la luz.

Lástima que Edenor no informe si es un apagón programado o imprevisto.

Lástima que el Gobierno nacional no haya vigilado a las empresas en esta denominada «década ganada» y no haya generado las condiciones para evitar este colapso energético.

Deja un comentario