Mujeres y periodistas: Liliana Samuel

Con motivo del día internacional de la mujer, que se conmemorará el 8 de marzo, realicé una encuesta entre periodistas mujeres de la Argentina y América latina, con el propósito de conocer y difundir la situación laboral que ellas viven y los desafíos que enfrentan en su trabajo cotidiano, en el contexto de sociedades donde se registran desigualdades de género.

Debajo, las respuestas que me compartió Liliana Samuel. Al final de la nota encontrarás una ficha personal de ella.

-En cuanto a situaciones de discriminación de género, ¿qué puedes decir acerca de lo que ocurre en el medio donde trabajas o en el medio al cual tu trabajo periodístico como “freelance”?

– Yo trabajo en una agencia internacional de noticias y creo que tienen algunos cuidados sobre este punto. A prima facie, diría yo, no hay discriminación de género muy evidente. De hecho, tanto a nivel mundial, regional e incluso en la corresponsalía de Buenos Aires, se da la particularidad actualmente que las jefaturas de redacción de la AFP están en manos de mujeres.

– ¿Persiste el machismo en las redacciones, en las asignaciones de notas y en las coberturas periodísticas?

– El machismo existe porque existe en la sociedad. Estoy segura que en las redacciones numerosas debe notarse más. En una redacción pequeña como la nuestra la proporción lo permite menos. En otros tiempos la relación era más varones que mujeres. En este momento la redacción de la AFP en Buenos Aires tiene tres mujeres y un varón. hay dos fotógrafos varones y una videasta. En Buenos Aires nunca hubo una directora, siempre fueron varones, pero hay directoras en otras oficinas de la agencia. El machismo no se da en las asignaciones de notas y las coberturas. Tenemos una videasta que hace exactamente el mismo trabajo que si fuera varón. En la redacción no se puede decir que haya temas que son exclusivos para el varón. El machismo me parece que se nota más en las pequeñas cosas de la cotidianeidad. Por ejemplo, si una mujer protesta rápidamente es una histérica, o esa tendencia a que como una es mujer puede ocuparse de otras cosas accesorias a la especificidad periodística (sobre todo porque no hay secretar@ ni cadet@). Sí, es probable que si hay una nota de modas o de lucha de mujeres se mande más fácilmente a una mujer que a un varón.

– ¿Existe discriminación de género en el salario que recibe la periodista por su trabajo?

– Sí. sin duda la mujer suele ganar menos. Más allá de que también depende de la personalidad de cada una y la capacidad d negociar el salario.

– ¿La discriminación sobre la mujer también existe al momento de seleccionar las fuentes por parte de los editores? ¿Éstos prefieren fuentes masculinas?

– No. en mi experiencia no es así. No se discrimina la fuente por género.

– ¿Se le presta o no atención al tema de la discriminación de género en los medios, dentro y fuera de ellos?

– Cada vez más, pero no lo suficiente y muchas veces se aborda de un modo discriminatorio. De por sí ya suele ser discriminatoria la forma de cubrir los temas: mandan a una mujer a cubrir temas de mujer del mismo modo que en Estados Unidos pueden mandar a un latino a cubrir temas de los latinos. O a un negro a cubrir temas relacionados con la comunidad afro. Se parte de la ida que el tema no interesa más que a la propia comunidad, sea cual fuere, lo que en sí mismo es una discriminación. En la televisión las trabajadoras mujeres son discriminadas muy frecuentemente. Hay cambios, pero son muy lentos.

– ¿Existen normas sobre perspectivas de género durante el proceso de producción periodística en el medio donde trabajas o al cual entregas tu trabajo como “freelance”?

– Las normas no son escritas ni dicen, pero se tienen en cuenta. Y si a alguien se le escapa, suelen haber miradas críticas que las editen. Seguramente que se filtran algunas y alguien más puntilloso con esa cuestión perciba cosas que no están tan a la vista.

– ¿Por qué crees que hay tan pocas mujeres en cargos directivos de medios de comunicación, cuando sucede lo contrario en el ámbito de las relaciones públicas o comunicación organizacional?

– Tiene que ver con el poder. Es como los cargos políticos altos. Hay muchas menos mujeres que varones. Pero las hay.

– ¿Mujeres solteras y sin hijos tienen más probabilidad de ascender en los medios?

– Sí, por supuesto. Y si son mujeres con hijos tienen que demostrar que están dispuestas a relegarlos todo el tiempo. No hay contemplaciones en ese sentido.

– ¿Sigue vigente la idea de que hay temas periodísticos (por ejemplo, salud) para mujeres y temas (por ejemplo, deportes) para hombres?

– Sí, o en deportes las mujeres tienen que ser bonitas o en su mayoría, cubrir deportes femeninos. Lo demás son excepciones.

Liliana Samuel

Tengo 54 años y soy periodista hace más de 30. Pasé por muchas redacciones de todo tipo, diarios, revistas, agencias. Muchas cerraron y tuve tiempos en que colaboraba e incluso tuve que hacer prensa de entidades o políticos (uno) hasta volver a las redacciones. Estoy en AFP desde 1998- Soy redactora ‘todo terreno’. En una agencia internacional, de pocos redactores, se hace de todo. Te tocan los temas según surjan y según el horario que hagas. Pasas de la política a la economía, de la economía al deporte, y de ahí al espectáculo… y ahora cada vez se piden más misceláneas y varios porque es lo que más vende…. Sin descuidar la información dura, claro.

Una muestra de no discriminación en mi caso es que me tocó cubrir el Mundial de fútbol d Japón y Corea del Sur 2002, pese al descontento de algunos compañeros (varones). Pero fui madre en 2004 y soy único sostén y única para todo. Sin dudas eso me limita y me limitó. NO tengo posibilidades de hacer coberturas alejadas, sobre todo si no tengo la seguridad que voy a volver rápidamente. De todos modos, trato de estar lo más disponible posible y no pedir ninguna contemplación especial, porque si no siento que le juego en contra al género. Nunca me presenté a un puesto para seguir la carrera en la AFP en otro lugar del planeta. Tengo colegas mujeres que lo hicieron y les fue bien. No conozco si les fue muy difícil competir con los varones o si las priorizaron porque aceptan ganar menos, según dicen.

Puedes leer las respuestas de otras periodistas encuestadas haciendo clic aquí

Deja un comentario