Skip to main content

Los desechos de la poda de árboles o plantas pueden convertirse en energía, contribuyendo a impulsar el desarrollo de los municipios argentinos.

Especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) diseñaron una propuesta en ese sentido, que fue implementada con éxito y se encuentra lista para ser transferida a partir de la demanda de nuevos municipios.

En la mayoría de los municipios, los desechos de la poda (troncos, ramas y hojas) no están incluidos en los sistemas de gestión de residuos y su destino final suele ser la incineración.

Ante esta realidad, especialistas del INTI desarrollaron un plan integral para su valorización con el fin de generar biocombustibles.

Una opción es la elaboración de «pellets» o briquetas, que consisten en cilindros compactados que se utilizan como combustibles y para generar energía eléctrica.

A diferencia de los fósiles, presentan costos más reducidos y un menor impacto ambiental.

La propuesta busca promover el desarrollo local.  «Existen tecnologías en la Argentina -algunas de ellas impulsadas desde el INTI- que permiten, ante esta temática, desarrollar pequeños sistemas económicos dentro de los municipios», destacó Martín Rearte, responsable del Área de Valorización de Recursos Biomásicos del Centro INTI-Tucumán.

«Si la poda se considera como un recurso valioso, da pie a una organización virtuosa donde todos ganan: la persona que la recolecta, quien la transforma en energía, el actor que provee de tecnología, el que la comercializa y finalmente el usuario», agregó Rearte, citado en un comunicado que me envió el instituto.

Dentro del abanico de posibilidades otra opción es «chipear» la poda, es decir reducirla o triturarla.

Al trozarla, es posible comercializarla como combustible para calderas.

«También se puede llevar a otro grado de industrialización a través un producto para reemplazar la leña o el carbón», explicó Rearte.

El plan integral desarrollado por el instituto incluye el diseño de equipos que funcionan con biomasa, como estufas y cocinas que utilizan pellets como combustible.

Su objetivo es ponerlo a disposición de los municipios para que puedan fabricarlos.

Las empresas que se sumen a la cadena podrán postularse para acceder a líneas de financiamiento del Programa de Desarrollo de Proveedores (Prodepro), del Ministerio de Producción.

No todos los municipios tienen un arbolado muy frondoso, pero sí pueden tener cultivos, como citrus, tabaco o caña de azúcar, cuyos desechos pueden ser revalorizados.

También puede hacerse uso de subproductos de actividades forestales.

Uno de los casos de trabajo se llevó adelante en la ciudad chaqueña de Presidencia de la Plaza.

Desde su municipio se comunicaron al instituto con el fin de resolver un problema ambiental, causado desde la actividad foresto industrial.

Como solución, el INTI impulsó la creación de dos plantas industriales que se alimentan de los descartes del polo maderero de la zona: una de gasificación que produce energía eléctrica y otra de pelletizado.

Esta iniciativa está apoyada en la ley 27.191, reglamentada este año.

Su punto clave es que obliga a los grandes consumidores de energía a utilizar el 8% de energías renovables desde 2017 y para 2025 este porcentaje asciende al 20%.

«Este es el primer paso para alcanzar una matriz energética más diversa. Cada municipio tendrá su particularidad, por eso les pedimos que se acerquen. La Red de Biomasa en el INTI está presente cada vez en más provincias para dar una solución al problema local», concluyó Rearte.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: