Skip to main content

El futuro de la ciencia tiene como referente destacado a la nanotecnología, que puede dar respuestas a las crecientes demandas socioeconómicas relacionadas con la energía, la salud, el medio ambiente y la alimentación, a partir de construcciones con átomos y moléculas.

Por ejemplo, el 5 de octubre pasado, tres científicos europeos recibieron el premio Nobel de química por la creación de “máquinas moleculares”, motores eléctricos a escala microscópica que permitirían la creación de computadoras moleculares o robots microscópicos.

En ese marco, la Universidad CAECE abrió la licenciatura de nanotecnología, la primera de su tipo en la Argentina y que comenzará en marzo de 2017.

Próxima a cumplir 50 años, esta universidad logró este año el reconocimiento oficial de la licenciatura en nanotecnología por parte del Ministerio de Educación de la Nación, a través de la resolución ministerial 856.

La carrera universitaria está pensada para formar innovadores nanotecnológicos capacitados en ciencia, tecnología y gestión.

Será de cuatro años de duración y con modalidad presencial en la sede de la universidad, en la avenida de Mayo 866, Buenos Aires.

“Las investigaciones mundiales en nanotecnología están creciendo en forma exponencial y se necesita profesionales capacitados para transformar esas investigaciones en nuevos productos, implementar la forma de producirlos en cantidad, con calidad y costo aceptable”, explicó Alberto D’Andrea, director de la carrera de Nanotecnología y Nuevas Tecnologías de la universidad, en un comunicado que me envió CAECE.

La nanotecnología busca entender el mundo desde lo pequeño, a través de un campo multidisciplinar que comprende conocimientos de electrónica, medicina o biología.

Por este motivo, la carrera presenta un plan de estudios que se ubica en el contexto de las tecnologías convergentes, NBIC (Nano, Bio, Info, Cognotecnología) y no constituye un cúmulo de saberes aislados.

“Las respuestas que se pueden dar con la nanotecnología son muy variadas y con distinto grado de complejidad: pueden ir, entre otras, desde producir nanopartículas para sacar contaminantes de aguas y suelos, ropa autolimpiante, nanosensores, ‘nanodelivery’ de medicamentos, paneles solares nocturnos o nanorrobots que viajen por el torrente sanguíneo”, explicó D’Andrea.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: