El INTI desarrolla un equipo portátil que anticipa la efectividad de pinturas y barnices


Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) diseñaron un software y un dispositivo que mide cómo se comportará un líquido determinado al tomar contacto con una superficie.

El nuevo sistema se destaca por su bajo costo y por la posibilidad de ensayar productos con sólo una gota.

Asegurar la calidad del proceso de mojado o humectación puede ser determinante para algunos productos.

Por ejemplo para analizar la capacidad de una tela impermeable para evitar el paso de agua.

Con el fin de resolver esta demanda, especialistas del INTI desarrollaron un equipo de bajo costo que permite anticipar cómo será la interacción de un determinado líquido sobre un material.

“Para medirlo elegimos un método que se conoce como ángulo de contacto, que determina este valor a partir de la figura que forma una gota sobre un material a estudiar. Para realizar el ensayo desarrollamos un dispositivo y una innovadora aplicación móvil”, explicó Diego Menéndez, del Centro de Procesos Superficiales del INTI, en un comunicado que me envió el instituto.

El equipo cuenta con portapipetas, una platina —superficie plana donde se coloca el líquido a analizar—, un sistema de iluminación para generar mayor contraste y definición en la gota, y un soporte ajustable para colocar cualquier dispositivo móvil y moverlo en todas las direcciones.

“Para desarrollar el prototipo en un tiempo breve y a un bajo costo, realizamos la mayoría de las piezas con impresión 3D y también utilizamos chapa de acero cortada por chorro de agua” con un equipo WaterJet, explicó Walter Reiner, del Laboratorio de Materialización del Centro de Diseño Industrial del INTI.

Para realizar la medición se coloca el líquido en la micropipeta, se aplica una gota sobre una superficie, se enciende la luminaria y se toma una foto con un celular.

Luego se estudia la imagen a través de una aplicación móvil, que aprovecha las ventajas de portabilidad y accesibilidad brindadas por esta tecnología.

Cuanto menor es el ángulo de contacto que forma la gota, mayor es su capacidad de mojado.

“Esta tecnología nos permitirá determinar en forma sencilla si los recubrimientos que fabricamos —desde barnices hasta lacas y esmaltes— permiten mojar correctamente envases de hojalata, condición clave para que el metal no sufra corrosión. Son varios y diversos los factores que influyen en este proceso, pero uno de los determinantes es la diferencia entre la energía superficial de la hojalata y la tensión superficial del recubrimiento”, dijo Rodolfo Raupach, asesor técnico de la empresa Grafex.

El nuevo sistema es ideal para producciones con presupuestos limitados, porque tiene un costo muy inferior al de los equipos importados que se consiguen en el mercado local.

Es único en su tipo porque combina el dispositivo con el software, lo que permitió registrarlo como “modelo de utilidad” en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI).

Uno de los prototipos se utilizará en la empresa que fabrica recubrimientos y tintas para envases metálicos, y otro se prueba en diferentes centros del INTI para realizar los ajustes correspondientes.

“El potencial de esta tecnología es muy grande porque es económica y se puede utilizar para distintas superficies”, estimó Menéndez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s