JP Morgan crece en la Argentina gracias a la exportación de servicios del conocimiento

En medio de la recesión de la economía argentina, asoma una «mosca blanca»: el sector de la industria del conocimiento, en especial aquellas empresas que exportan servicios y productos informáticos y otros basados en la calidad educativa y la experiencia todo terreno de los profesionales argentinos.

Un ejemplo de ello es la filial argentina de JP Morgan, uno de los mayores bancos del mundo, con unos 250 mil empleados, que en Buenos Aires tiene alrededor de 150 empleados dedicado al negocio de origen: la banca y las finanzas.

Sin embargo, existe otra área que multiplica por casi 15 veces esa cifra y emplea la mayor cantidad de trabajadores y profesionales en la Argentina.

Se trata del denominado «centro de servicios Buenos Aires», ubicado en tres plantas: una en la avenida Alem, otra en la esquina de Lavalle y Callao, y la principal, en la avenida Belgrano al 900.

Según explicaron en una conferencia de prensa, en la que participé, el presidente de JP Morgan Argentina, Facundo Gómez Minujín, y la directora del centro de servicios, Clara Mendiberri, la celebración de los cinco años del centro lo encuentra con un equipo operativo de casi 2.200 personas.

En las 24 plantas que ocupa el centro en esas tres sedes se preparan para recibir a lo largo de 2020 a unas 400 personas más, pese a los «momentos complicados» que atraviesa la Argentina, según dijo Gómez Minujín.

No se trata de un centro de atención al cliente («call» o «contact center») sino de una operación que brinda servicios de valor agregado en forma exclusiva para todo el banco, en especial a los Estados Unidos.

¿Por qué crece este centro, el único que tiene el banco en América latina y que compite con una veintena más que tiene desperdigados en el resto del mundo? Gómez Minujín apuntó al huso horario similar a los Estados Unidos, y las «habilidades» de los profesionales argentinos, además del costo de la mano de obra, y pese a la existencia de «pocos problemas sistemáticos» y de la coyuntura económica.

A razón de 50 contrataciones de empleados por mes, el centro crece «más allá de los problemas de la coyuntura», porque «el talento argentino sigue teniendo futuro, el humus es el cerebro de los argentinos».

Puedes leer más sobre este tema en la nota que publiqué en iProfesional aquí.

Deja un comentario