Skip to main content

A partir del 1 de enero, YouTube comenzó a tratar el contenido dirigido a niños de manera diferente a todo lo que se carga en el sitio de videos más grande del mundo.

Se supone que los cambios harán de YouTube un lugar más seguro para los niños.

El gran problema es que nadie está seguro de lo que significa exactamente «contenido dirigido a niños», y los productores y creadores están preocupados de que puedan recibir miles de dólares en multas u otras sanciones, dependiendo de cómo se interpreten las reglas.

Otros observadores advierten que las reglas tendrán un efecto escalofriante en el contenido de YouTube e incluso videos dirigidos a audiencias mayores, si son populares entre los niños.

A partir de enero, YouTube redujo de manera drástica los datos que recopila para los videos marcados como «hechos para niños».

Eso deshabilitó varias funciones, incluida la capacidad de publicar publicidad dirigida en esos videos.

Se deshabilitaron otras funciones que dependen de los datos del usuario, incluidos los comentarios, las notificaciones de canales y las herramientas «guardar en la lista de reproducción» y «ver más tarde».

YouTube excluyó los videos etiquetados como hechos para niños de los resultados de búsqueda.

Los cambios provienen del acuerdo de Google con la Comisión Federal de Comercio (FTC, sigla en inglés) estadounidense y el fiscal general de New York para resolver las acusaciones de que YouTube violó la Ley de Protección de la Privacidad en Línea de los Niños de EE. UU.

La ley prohíbe a las compañías de Internet recopilar datos de niños menores de 13 años, algo a lo que YouTube hizo la vista gorda durante años, según acusaron sus críticos.

Google también pagó una multa de 170 millones de dólares en virtud del acuerdo.

YouTube está obligando a todos los creadores, independientemente de su ubicación y si realmente producen contenido destinado a niños, a designar si sus videos (o sus canales completos) están hechos para niños.

La empresa dice que utiliza algoritmos de inteligencia artificial para verificar si los creadores han etiquetado en forma correcta su contenido y que podría anular esa configuración «en caso de error o abuso».

Puedes leer más sobre este tema en la nota propia publicada en iProfesional aquí.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: