Estación Coghlan, reserva verde y de historia en Buenos Aires

Coghlan es uno de los barrios de Buenos Aires fundados alrededor de una estación ferroviaria en una zona rural. El nombre se refiere al ingeniero irlandés John Coghlan (1824-1890), que trabajó primero para la Municipalidad de Buenos Aires y luego fue técnico de los ferrocarriles ingleses.

La estación expresa las características del barrio que nació en torno a sus ándenes; arboleda frondosa y ambiente tranquilo.

Las vías están flanqueadas por una plaza con árboles añosos y las calles vecinas son empedradas y sin colectivos.

Además, la frecuencia de trenes, que van entre las estaciones Retiro y Bartolomé Mitre, es baja y no afecta la serenidad del lugar.

El barrio, que nació al año de su muerte (1891) con el tendido del primer tramo del ramal entre las estaciones de Retiro y Tigre, tiene su lugar más famoso en la estación que fue su germen.

En 1887 el presidente Miguel Juárez Celman le otorgó a Emilio Nouguier (esposo de Pepa Casares Martínez de Hoz) la concesión de un ramal ferroviario a construir entre la estación Belgrano y el pueblo de Las Conchas, hoy Tigre.

Nouguier conformó la Compañía Nacional de Ferrocarriles Pobladores que, como primera medida, compró tierras en los lugares donde se construirían las estaciones del nuevo ramal.

En 1888 la compañía compró 30 hectáreas en lo que por entonces era el barrio de Belgrano. En esos terrenos surgió después Coghlan.

En abril de 1889 se iniciaron las obras que, hacia fines de ese año, quedan paralizadas porque el directorio de la compañía adjujo dificultades para obtener créditos.

Como consecuencia de estos inconvenientes se decidió vender la concesión al ferrocarril entre Buenos Aires y la ciudad santafesina de Rosario.

Se transfirieron las tierras por donde pasaría el ramal, conservando el sindicato para sí los predios linderos a las estaciones a construirse.

El ferrocarril concretó las obras y el 1 de febrero de 1891 se inauguró la estación Coghlan, cuando sólo residían en el lugar sólo dos vecinos: Tomás Lambruschini y José Sanguinetti, dueños de extensas quintas de verduras.

La estación es un ejemplo de arquitectura ferroviaria inglesa, construida a fines del siglo XIX, que incluye en su trazado una bomba de aprovisionamiento de agua para máquinas a vapor.

Tiene una plaza aledaña a los dos ándenes, de trazado irregular, que incluye un mástil y juegos infantiles.

Varias casas de diseños inglés y francés, que conservan su línea original, se encuentran en las calles aledañas a la estación.

La estación fue remodelada en la segunda década del siglo XXI. Puedes ver cómo era antes de esa obra en esta nota propia.

Recorrí la estación, una de mis preferidas de Buenos Aires, el 21 de diciembre de 2019 cuando la fotografié con un teléfono móvil Motorola Moto One Macro.

Deja un comentario