Los “fierros” tecnológicos del Metegol de Campanella

Una semana para producir 4 segundos de animación tridimensional. En ese trabajo que combinó el arte y tecnologías de la información y la comunicación se fue una gran parte de los 20 millones de dólares que insumió la producción de Metegol, el primer filme de animación del director Juan José Campanella.

La película, que llega a los cines argentinos este 18 de julio, cuenta una historia generada a partir de “Memorias de un wing derecho”, un relato del escritor fallecido Roberto Fontanarrosa, adaptado por el escritor Eduardo Sacheri, los guionistas Gastón Gorali y Axel Kuschevatzky y el propio Campanella.

Disfruté de los 90 minutos de la película en su primera función para la prensa, el 11 de julio en Buenos Aires. Es imprescindible verla si te gusta el fútbol. Si aprecias la animación computada, la vas a pasar bien, con una obra que no tiene nada que envidiar a los éxitos de los grandes estudios de Hollywood.

Afiche de la película Metegol.

Esta coproducción argentino-española demandó cinco años de trabajo para dar vida a los personajes de El Capi, Liso, El Loco, Amadeo y El Grosso, y de la única protagonista femenina, Laura, por medio de “fierros” tecnológicos como computadoras y redes empresariales, propias de grandes bancos o empresas de telecomunicaciones.

Puedes leer más sobre estas tecnologías en esta nota que escribí en iProfesional.

Debajo, un anticipo del filme:

Te sugiero algunos temas para debatir luego de ver la película:

  • ¿Quiénes son los futbolistas que retratan los personajes principales? Algunos dicen que son Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Carlos Valderrama, Norberto Alonso, Aldo Pedro Poy, Rubén Ayala… la lista puede ser interminable.
  • ¿Campanella pudo mantener la identidad argentina de la película, o la sacrificó para tener chances de ganar el premio Oscar de Hollywood?
  • ¿Dónde transcurre la película? ¿En un pueblo argentino o de España o de los Estados Unidos?
  • ¿Las mujeres se “engancharán” con esta película futbolística?

Deja un comentario