Skip to main content

El 24 de abril se cumplirán 100 años del inicio del genocidio armenio, mi comunidad de origen por el lado paterno.

Uno de los desafíos que plantean el trabajo de recordar y homenajear a las víctimas y damnificados de estas tragedias es encarnar a esas personas para que dejen de ser una cifra, una más entre miles de protagonistas anónimos. Con ese propósito entrevisté a argentinos descendientes de sobrevivientes del genocidio.

En las siguientes líneas, el testimonio de la abogada, profesora en ciencias jurídicas y orientadora familiar Cristina Bedrossian, 51 años, residente en Buenos Aires.

-¿Qué parientes tuyos, que conociste en persona, vivieron en carne propia el genocidio?
-Mi abuelo paterno Agop Bedrossian vivió en carne propia el genocidio. Le dieron un hachazo, lo dieron por muerto y lo tiraron en un pozo de cadáveres, del cual pudo salir con algunos otros niños. Su hermanito, si bien también salió de allí, decidió quedarse donde vieron asesinar a su madre

-A partir de tus recuerdos y vivencias, ¿cómo impactó en ellos lo sucedido hace 100 años?
-Creo que impactó en el amor que siempre tuvo hacia la familia movido por el deseo de forjar una descendencia; en el esfuerzo por satisfacer las necesidades de sus hijos y nietos; en la insistencia por tener los alimentos necesarios y en no tirar nada de ellos por el hambre que pasó; en preservar la cultura para que no mueran sus antepasados; en sobrellevar semejante horror humano y otras adversidades que le sobrevinieron (la muerte de su primera hija de dos años en un accidente, entre otras) con la fe cristiana recibida de su madre y ejemplificada por ella en medio de la deportación y la muerte. Ante cualquier prueba dura de la vida y aún, en referencia al genocidio, decía: “Dios sabe”. Nunca lo observé resentido pero siempre insistía en dar testimonio del exterminio para que no se perdiera en el olvido.

-¿Cuál es tu posición y actitud ante el centenario del genocidio armenio?
-Mi posición es de admiración hacia el pueblo armenio que sigue manteniendo los valores de la fe, de la familia, del trabajo, de la hospitalidad y la solidaridad; de tristeza ante la falta de justicia; de indignación frente a la hipocresía de las grandes potencias que por conveniencia no reconocen la verdad histórica y de esperanza porque creo en la justicia divina. Siento orgullo de ser una descendiente de armenios.

-¿Cómo recordarás el centenario del genocidio armenio?
-Publicaré en Facebook una nota que escribió mi primo el Dr. Gustavo Bedrossian sobre nuestro abuelo titulada “A los que se encuentran en un pozo”.

Puedes leer las respuestas del resto de los entrevistados aquí.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

One Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: