Los ascensores suben un piso en su seguridad

A partir de este año todos los componentes de seguridad de los ascensores deben contar con una certificación obligatoria conferida por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

La medida, que involucra tanto a productos nacionales como importados, fue establecida por la Secretaría de Comercio con el propósito de brindar seguridad a los usuarios y mejorar la calidad de este sector que tiene un amplio desarrollo en el país.

El ascensor es uno de los transportes más utilizados en las ciudades y funciona a través de distintos mecanismos, especialmente por cable e hidráulicos.

Para garantizar un buen funcionamiento las instalaciones deben tener sus componentes de seguridad certificados y, a su vez, deben contar con una adecuada instalación y mantenimiento.

Según me informó el INTI en un comunicado, en la Argentina existen 220 mil ascensores, de los cuales 140 mil están ubicados en la Capital Federal.

A diario casi diez millones de personas utilizan este medio de transporte, lo que lo convierte en el segundo más utilizado, luego del automóvil.

Además, el 80% del mercado de ascensores argentinos está representado por pymes.

«La certificación consta de ensayos sobre los componentes y una auditoría que evalúa en planta todo el proceso productivo del dispositivo. Una vez que la empresa cumple con los requisitos se le otorga una certificación y un sello que puede exhibir en sus productos”, explicó la directora del organismo de certificación del INTI, Karina Bisciotti.

El Laboratorio de Transporte Vertical del Centro de Mecánica permite a las empresas ensayar y certificar sus componentes de ascensores en la región, cuando antes debían enviarlos a España.

Dentro de los análisis se verifica el cumplimiento con la normativa de aplicación nacional.

La conformación del laboratorio fue posible gracias a donaciones que recibió el INTI por parte del Instituto Tecnológico para el Estudio y la Enseñanza del Ascensor (ITEEA), la Cámara Argentina de Fabricantes de Ascensores y sus Componentes (CAFAC) y la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA).

«El laboratorio tiene como misión asegurar que los componentes certificados cumplan con la normativa aplicada. Además, al estar cerca de los fabricantes, es un instrumento esencial para la mejora continua de las piezas nacionales que se fabrican para este tipo de transporte», destacaron Jorge Schneebeli y Claudio Berterreix, director y vicedirector de INTI-Mecánica, respectivamente.

Deja un comentario