Las lecturas y escrituras de Patricio Eleisegui


Uno de los propósitos de este blog es la difusión de personas talentosas y creativas, que se esfuerzan por hacer un trabajo original.

Con ese objetivo, consulté por separado a autores argentinos, amigos y conocidos míos, acerca de sus lecturas y sus obras, para que las conozcas de primera mano y enriquecerte con estos libros.

En esta nota, que forma parte de esa serie de entrevistas, las respuestas de Patricio Eleisegui.

Al final del artículo, encontrarás una ficha personal del entrevistado.

–¿Qué libro/s estás leyendo?

— Como estoy en período de mudanza, de casualidad di con un ejemplar que en su momento me costó muchísimo conseguir porque es un libro -diría- de culto: “El Frasquito“, de Luis Gusmán. Es una obra rupturista, de una sintaxis irreverente, y que encierra un contenido entre lo absurdo, lo dramático y lo escatológico que me atrapó tanto como alguna vez me pasó con los textos de Osvaldo Lamborghini. Para quienes abrazamos la literatura de vanguardia “El Frasquito” aparece como un hito inevitable. Al menos si lo que nos interesa son los quiebres de lo escrito en la Argentina.

–¿Qué libro leído en el último año te gustó o enriqueció más?

— No tengo un gusto definido con los libros. Por lo menos en términos temáticos. Del último tiempo recuerdo “La Descomposición” de Hernán Ronsino, novela de quien considero el autor argentino más relevante en términos de nuevas generaciones. También “Las Partículas Elementales” o “Plataforma” de Michel Houellebecq. Ahora se me viene a la cabeza “El ombligo de los limbos” de Antonin Artaud. En lo que hace a la reconstrucción histórica, género que me atrae y mucho, valoro lo expuesto en “El régimen de Pol Pot: raza, poder y genocidio en Camboya bajo el régimen de los jemeres rojos” de Ben Kiernan, y “La guerra de los Zetas” del periodista mexicano Diego Osorno. No voy a mencionar a unas cuantas enciclopedias sobre serpientes ni “papers” científicos sobre los efectos en la salud humana y el medioambiente que genera la utilización de agroquímicos.

–¿Cuál libro de tu autoría recomendarías a un lector que no te conoce? ¿Dónde lo puede comprar?

— Recomendaría dos: “Envenenados” y “Ninguno es Feliz“. Sobre todo, porque presenta los dos aspectos en los que me desempeño como autor: el periodismo de investigación y la ficción. El primero indaga en las problemáticas sanitarias, sociales y hasta económicas inherentes a las fumigaciones y el uso de semillas transgénicas en el agro de la Argentina. El segundo es un volumen de relatos con abundante pirotecnia estilística y temática. Ambos se consiguen en librerías como Eterna Cadencia, Clásica y Moderna, y en el caso de “Envenenados” en cadenas como Cúspide o Distal.

–¿Estás escribiendo un libro? Si fuera así, puedes explayarte sobre este trabajo.

— Por estos días, en los momentos que puedo, estoy corrigiendo una nueva investigación inherente al modo de producción agrícola de la Argentina. El impacto en el ambiente, los movimientos de multinacionales como Monsanto, Bayer, Dow, Syngenta, BASF o Atanor, entre otras, y cómo la Argentina está hipotecando su futuro por efecto de la falsa idea de que estamos alimentando al planeta. El libro se titulará “El Laboratorio: experimentos y tragedias en la tierra que alimenta al mundo“. Saldrá publicado este año. En paralelo, acabo de concluir el relato de terror “La noche de los museos” para una antología que se editará en unos meses. Hacia adelante planeo cerrar los últimos dos capítulos de una novela titulada “Hacerse el gallito“.

Patricio Eleisegui

(Sierra de la Ventana, 10 de abril de 1978) es periodista y escritor. Fue finalista dos veces consecutivas del Premio Clarín de Novela (2011 y 2012). Publicó los libros de relatos “Nubes de Polvo Sopladas a Cañonazos” (2013) y “Ninguno es Feliz” (2015). Ideó y compiló la antología “Paganos” (2014) sobre santos populares de la Argentina, donde también participó con un relato acerca del mito de la Difunta Correa. Participó de las antologías “Cuento Raro” (2012), “Doce Rounds” (2012) y “Charco Negro” (2013). Ya como periodista publicó las investigaciones “Envenenados” (2013) y “Fruto de la Desgracia” (2014) sobre las consecuencias sanitarias del uso de agroquímicos en la producción agrícola de la Argentina. Integra el Foro de Periodismo Argentino (Fopea). Es editor en el diario económico “online” iProfesional.com de Buenos Aires.

Libros publicados

2013: “Nubes de Polvo Sopladas a Cañonazos” (relatos). Ed. Milena Caserola y El Octavo Loco, Buenos Aires.

2014: “Paganos” (antología). Ideólogo del proyecto. Autor. Compilador junto a Marcos Almada. Ed. Alto Pogo, Buenos Aires.

2014: “Envenenados” (investigación periodística). Ed. Wu Wei, Buenos Aires.

2014: “Fruto de la Desgracia” (investigación periodística). Ed. PV, Concordia, Entre Ríos.

2015: “Ninguno es Feliz” (relatos). Ed. Alto Pogo, Buenos Aires.

Antologías

2012: “Calfucurá”, cuento publicado en “Cuento Raro”, Ed. Outsider, Buenos Aires.

2012: “Cacho de Fierro”, cuento publicado en “12 Rounds”, Ed. Lea, Buenos Aires.

2013: “Calfucurá”, texto publicado en “Charco Negro”, Ed. Wu Wei y Unomasuno, Argentina y España.

2014: “La propia sangre para calmar la sed”, texto publicado en “Paganos”, Ed. Alto Pogo, Buenos Aires.

Sitios o redes personales

Blog: http://el-galo.blogspot.com.ar/

Facebook: Patricio Eleisegui o Envenenados Libro.

Twitter: @Eleisegui.

Puedes leer las respuestas de otros autores de esta serie de entrevistas aquí.

Anuncios

Un comentario en “Las lecturas y escrituras de Patricio Eleisegui”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.