Skip to main content

El aeropuerto alemán de Frankfurt es un nodo del planeta, porque desde esta terminal aérea hay vuelos a la gran mayoría de los países del globo, como puedes comprobar aquí.

Llegué a Frankfurt el 9 de abril de 2016, procedente de Buenos Aires en un vuelo de la aerolínea alemana Lufthansa, en el Boeing 747-8i, la «reina de los cielos», como se lo conoce en la jerga aeronáutica.

El avión arribó pasadas las 12.30, y tenía disponible casi un par de horas hasta tomar el siguiente avión que me llevaría a Beijing, primera ciudad de mi viaje a China.

El aeropuerto ocupa una superficie de 21 km² y tiene capacidad para unos 65 millones de pasajeros al año.

Es la base de operaciones de Lufthansa, el tercero en Europa tras Londres-Heathrow y París-Charles de Gaulle y el número 11 del mundo.

Frankfurt 9 abril 2016 (2)Aunque luce gris por la iluminación de tubo fluorescente azúl pálido en sus amplios pasillos y espacios, dispone de patios de comidas que le dan algo de color:

Frankfurt 9 abril 2016 (3)Uno de los negocios libres de impuestos apunta al consumidor de China, el destino final de mi viaje:

Frankfurt 9 abril 2016 (4)En el aeropuerto están presentes las principales multinacionales alemanas con sus logotipos, productos y servicios:

Frankfurt 9 abril 2016 (5)En la siguiente fotografía están juntos las dos principales aeronaves de Lufthansa, la mayor aerolínea europea: el primer plano, el Boeing 747-8i, y en segundo plano, el Airbus A380, con dos cubiertas a lo largo de todo su fuselaje, a diferencia de la «reina de los cielos» en el que, aunque también tiene dos, la cubierta superior abarca solamente la parte delantera del fuselaje.

Frankfurt 9 abril 2016 (6)En Frankfurt operan aerolíneas de todos los continentes. En la siguiente fotografía, por ejemplo, tres de Asia: en primer plano está un avión de Irán Air, luego otro de la aerolínea libanesa Middle East Airlines y al fondo, uno de la japonesa All Nippon Airways (ANA).

Frankfurt 9 abril 2016 (7)En la terminal 1 me esperaba el Boeing 777-39L(ER) de Air China que me llevaría a Beijing.

Frankfurt 9 abril 2016 (8)Mientras mis colegas y compañeros de viaje aprovechaban la conexión gratuita a Internet para instalar un sistema que les permitiría sortear el bloqueo estatal chino a servicios y espacios en la Red provistos por Google, Facebook, Twitter y otras empresas (contaré más al respecto en otra nota), me dediqué a fotografiar al avión de la principal aerolínea china.

Frankfurt 9 abril 2016 (9)Luego de una postergación de media hora respecto al horario original, comenzó el embarque.

Frankfurt 9 abril 2016 (10)Los carteles impresos y plastificados denotaban cierta informalidad, impropia de un aeropuerto alemán…

Me esperaban casi nueve horas de vuelo hasta las antípodas de Buenos Aires. Pero la adrenalina y la emoción borrarían ese cansancio.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: