Técnicos argentinos elaboran producto para rejuvenecer la piel

La falta de oxígeno y la deshidratación son los principales factores que promueven la generación de arrugas y líneas de expresión en la piel.

Para su tratamiento, una de las soluciones que ofrece el mercado cosmético internacional es la comercialización de cremas que contienen una sustancia denominada perfluorodecalina (PFD), un eficaz transportador de oxígeno.

Para impulsar su uso en la industria cosmética local, especialistas de la empresa argentina FabriQuímica y del Centro de Química del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) trabajaron sobre este compuesto, empleando criterios provenientes de la micro-nanotecnología.

“Como resultado del co-desarrollo se obtuvo una formulación estable, apta para su aplicación en cremas de rejuvenecimiento cutáneo, que es aceptada por los usuarios”, explicó Laura Hermida, del INTI, coordinadora del proyecto, en un comunicado que me envió el instituto.

“Este desarrollo resolvería dos problemas que limitan la mayor utilización de esta materia prima en el mercado local: su alto precio y la extrema dificultad que presenta su incorporación en emulsiones, por su elevada volatilidad, alta densidad y extremadamente baja solubilidad”, destacó Federico Svarc, gerente operativo de la compañía.

La empresa es proveedora de insumos cosméticos en el país e importa esta sustancia para su comercialización en pequeña escala, especialmente para la fabricación de cremas de alta gama.

Svarc señaló que si bien está demostrado que la PFD es muy efectiva para oxigenar la piel, su principal limitación para su uso cosmético está dada por sus propiedades fisicoquímicas que dificultan su formulación.

El equipo de trabajo logró resolver este inconveniente mediante la preparación de «carriers» lipídicos nanoestructurados, nombre con el que se designa a sistemas que encapsulan con alta eficiencia ingredientes activos cosméticos, entre otras sustancias.

El próximo paso será asegurar la estabilidad de la formulación a mayores escalas de producción.

“Una vez que superemos esta etapa experimental y que las condiciones de mercado lo hagan propicio, tenemos previsto comenzar su comercialización”, informó Svarc.

“Si bien quedan aspectos por explorar ―como ensayos de estabilidad a largo plazo, estudios de seguridad y eficacia― ha quedado demostrado que los ‘carriers’ lipídicos nanoestructurados de PFD son una posibilidad concreta para la elaboración de cremas antiarrugas en el país. Además, el conocimiento sobre estas formulaciones permitirá utilizar la tecnología para otras aplicaciones y para transportar diferentes sustancias”, concluyó Victoria Defain, jefa del laboratorio de Sistemas de Liberación Controlada del INTI-Química donde se desarrolló el trabajo.

Deja un comentario