Skip to main content

El 10 de julio de 2017 apareció una luz en el cielo, cerca del horizonte, hacia el noroeste de mi departamento en la ciudad de Olivos en el norte del Gran Buenos Aires. Hacía seis días que sobre Buenos Aires lo único que se veían eran nubes que descargaban cada jornada lluvias de todo tipo: finas, fuertes, de gotas livianas y de esas pesadas que anuncian largas horas mojadas.

Ante la aparición de la luz, consulté en Internet (bah, «googleé») y descubrí que a esa luz fue denominada en la antigüedad, cuando no existía la Red y había que apelar a la memoria, con el nombre de «sol».

También descubrí que al momento cuando el sol se acerca al horizonte y se oculta detrás de él se lo llama «atardecer».

Fascinado por la luz, tomé un teléfono móvil y fotografié la siguiente serie de fotografías de esos minutos donde el gris hegemónico y granítico de esos días de principios de julio fue desplazado por diferentes gamas de rojos, amarillos y azules:

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: