El edificio Chrysler, veteado con columnas de vapor en New York

La combinación del edificio más bello de New York y de un fenómeno físico alumbró la serie de fotografías que verás más abajo en esta nota.

Al caminar por las calles de la Gran Manzana es habitual ver un humo que sale de las alcantarillas.

Se trata de vapor que proveniente de los más de 160 kilómetros de tuberías y canalizaciones que hay bajo las calles de New York.

Esa red suministra energía a hogares, hospitales, comercios y otros miles de negocios y edificios, y además para mover máquinas y limpiar y desinfectar algunos edificios.

En algunas ocasiones, el agua entra en contacto con estas tuberías que están muy calientes, y se forman columnas de vapor, un fenómeno que puede verse en cualquier época del año.

El 8 de octubre de 2017 caminaba cerca de la Grand Central Terminal, en la calle 42 Este, y capté con una cámara Canon EOS 1300D las columnas de vapor y el Chrysler de fondo.

Deja un comentario