La energía eólica sopla con fuerza en Bahía Blanca y sus alrededores

Cuando viajo en avión elijo siempre un asiento al lado de una ventana, para observar la superficie terrestre desde el aire. Y algunas veces quedo hipnotizado por el movimiento de las aspas de los aerogeneradores de parques eólicos, cuando sobrevuelo países como Dinamarca, Holanda, Alemania y algunas regiones de los Estados Unidos como California.

En el caso de los tres países europeos mencionados, incluso hay parques eólicos en el Mar del Norte, cerca de la costa de esas naciones.

Se trata de un paisaje que de a poco se reproduce también en la Argentina, un país ideal para este tipo de generación por los fuertes vientos que surcan parte de sus vastos territorios, en especial la Patagonia, y su extenso litoral marítimo.

La energía eólica se obtiene del viento. Se utiliza principalmente para producir electricidad, lo que se consigue mediante aerogeneradores conectados a las grandes redes de distribución de energía eléctrica, entre otras.

Los parques eólicos construidos en tierra suponen una fuente de energía cada vez más barata y competitiva, e incluso más barata en muchas regiones que otras fuentes de energía convencionales.

Además se puede proporcionar electricidad en regiones aisladas que no tienen acceso a la red eléctrica mediante instalaciones eólicas de reducido tamaño.

Un caso reciente que ejemplifica el crecimiento de la energía eólica en la Argentina es el tercer parque eólico que inauguró el 23 de julio la empresa Pampa Energía en la localidad bonaerense de Coronel Rosales.

Este parque aportará 53 MW de energía renovable al sistema nacional, sumándose así a la producción de los dos parques ya activos en el área conocida como Corti, a 20 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca.

Según me informó Pampa Energía en un comunicado, la compañía invirtió 73 millones de dólares para construirlo y ponerlo en funcionamiento.

Las obras estuvieron a cargo de la empresa Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo (SACDE) y demandó el empleo de 180 personas.

El parque tiene un total de 14 aerogeneradores, cada uno de ellos compuesto por cuatro tramos de torre, una “nacelle” y tres palas que impulsan la turbina, de un diámetro total de 136 metros.

Al igual que los dos proyectos anteriores, la instalación de estos aerogeneradores requirió la construcción de sofisticadas obras en las plataformas y fundaciones, similares a las que existen en los diferentes parques de ese tipo en todo el mundo.

Los generadores eléctricos acoplados al eje de la turbina, a 126 metros de altura, generarán la energía eléctrica en 33KV.

Para ello se han conformado distintos circuitos colectores internos que se conectan a un transformador de 132KV.

Este tercer proyecto de la empresa fue adjudicado en el marco de la resolución 281 del Mercado a Término de Energías Renovables (Mater).

La energía producida por “Pampa III” se entregará a la subestación eléctrica más cercana y, al igual que los dos parques anteriores, estará destinada a atender el segmento de grandes usuarios a través de contratos entre privados.

A continuación, los principales datos del proyecto:

  • 73 millones de dólares de inversión.
  • Una estación transformadora 33/132kv.
  • 14 aerogeneradores.
  • Potencia instalada: 53,2 MW.
  • 13 Km de caminos.
  • 12 Km de redes subterráneas de tendido de cable de 33 kV.
  • Se utilizaron 1050 toneladas de acero.
  • 120.000 m3 de excavación.
  • 112.000 m3 de terraplén.
  • 9.500 m3 de hormigón.
  • Dos plantas de hormigón de 60 m3/h y 30 m3/h respectivamente.
  • 180 personas afectadas a la obra.

A estas inauguraciones sucedidas este año, se le suma el inicio de un cuarto parque: “Pampa Energía IV”, donde la empresa invertirá más de 70 millones de dólares.

Hay otras inversiones de esta compañía: la ampliación de la central termoeléctrica Genelba, la adquisición y cierre de ciclo combinado de la central termoeléctrica Ensenada, los proyectos de gasoductos norte y sur del yacimiento neuquino Vaca Muerta, a través de TGS, y la exploración de nuevos yacimientos de gas en Vaca Muerta.

Todas estas expansiones son parte del plan de inversiones estratégicas que Pampa Energía tiene para este año y que supera los 1.000 millones de dólares anuales.

Deja un comentario