¿Cómo es el perfil del buen pagador argentino en Internet?


4finance, uno de los grupos de préstamos de consumo digital más grandes de Europa y con presencia en la Argentina a través de su marca Vivus, elaboró un perfil del “buen pagador” argentino en Internet.

A partir de un análisis con información propia y complementada con los datos de terceros, como Veraz e información de Google Analytics y Facebook, la empresa delineó las principales características positivas que tienen las personas que solicitan un préstamo en la Argentina.

“La experiencia y conocimiento que alcanzamos desde que comenzamos nuestras operaciones en el país, a fines de 2015, y los más de 250.000 préstamos otorgados nos permitió realizar un análisis en profundidad del comportamiento que tienen las personas que solicitan un préstamo para el consumo de manera ‘online’”, dijo Salvador Calogero, gerente general de 4finance Argentina.

“Decidimos encarar esta investigación como parte de un análisis que llevamos adelante para entender el comportamiento de nuestros clientes en el actual contexto económico, el cual excluye a muchas personas del sistema tradicional y una opción como la nuestra, a través de la marca Vivus, se convirtieron en las únicas herramientas para acceder, de manera inmediata y sencilla, a una suma de dinero, acotada en el tiempo para afrontar gastos imprevistos”, agregó Calogero, en un comunicado que me envió la compañía.

Si bien la provincia de Buenos Aires es el área geográfica con mayor porcentaje de solicitudes de préstamos (37% sobre el total de aplicaciones), la Capital Federal es la zona geográfica con los mejores pagadores, seguida por la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza.

Existe una relación directa entre la bancarización de los solicitantes y una menor mora.

Cuantas más líneas de informes o productos financieros tiene el cliente –tarjetas de crédito, cuentas corrientes, préstamos con otras entidades–, menor es la morosidad.

“Frente a este panorama podemos deducir que contar con alguno de esos productos son una muestra de la educación o experiencia financiera. Las personas que toman un préstamo y que tienen una mayor experiencia en productos financieros, pagan en tiempo y forma”, destacó Calogero.

El rango etario de menor mora es el de las personas de los 30 y los 40 años, mientras que los jóvenes de entre 18 y 25, tienen una mayor degradación de estos indicadores, posiblemente por la falta de educación financiera. En cambio, no existe diferencia alguna entre géneros. Cuanto mayor es la antigüedad laboral, menor mora presenta el cliente y entre los mejores se encuentran los que se desempeñan en actividades vinculadas con el comercio, la educación, empleados de centros de atención y contacto con el cliente y transporte.

Según se puede inferir de los datos obtenidos de las empresas que brindan información financiera, el promedio salarial de los solicitantes se ubican entre los 20.000 pesos y 25.000 pesos, aproximadamente.

La morosidad es un problema que afecta a todo el sistema financiero y sobre todo en el actual contexto de caída del salario real.

“En un país donde según datos de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), el 50% de los beneficiarios de una asignación universal por hijo (AUH) tiene un trabajo informal, acceder a un préstamo es imposible. Si a este universo incluimos a los trabajadores monotributistas o a quienes cobran un salario de manera informal, dejamos afuera del sistema a una gran parte de la población”, advirtió Calogero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .