En el último año se perdieron 16 puestos de trabajo por hora en el sector privado

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) estimó que entre septiembre de 2018 y el mismo mes de 2019, se perdieron 16 empleos cada una hora en el sector privado argentino.

De esta cuenta se desprende que se perdieron 378 empleos por día y 11.557 por mes para llegar a la cifra total de 138.690 puestos de trabajo destruidos en un año.

«La desocupación alcanzó los dos dígitos en el segundo semestre del 2019 y trepó al 10,6%. Creció 4,7 puntos porcentuales en relación a 2015 y 1 pp. en relación al mismo periodo del 2018. Se estima que hay 2,2 millones de desocupados en la Argentina», completa el informe, cuyo resumen me envió la Undav.

El informe elaborado por el equipo de economistas del centro de estudios, advierte que la industria manufacturera perdió 51.263 puestos de trabajo en el último año y se transformó en el sector con más empleos destruidos.

El siguiente sector con mayor pérdida de empleos es comercio y reparaciones, con 41.332 trabajos menos; lo siguen transporte y comunicaciones, con 15.960, y hoteles y restaurantes, donde se destruyeron 6.406 empleos.

El informe señala que, desde marzo de 2018 «por año se han evaporado unos 186 mil puestos de trabajo formales, lo que da una caída de 15 mil por mes, 3 mil quinientos por semana, 716 por día, 80 por hora y más de un puesto de trabajo por minuto».

El documento apunta que si se toma sólo el segmento registrado de la economía, se destruyeron 94.187 puestos de trabajo entre septiembre de 2019 y septiembre de 2019.

«Unas 45.000 personas dejaron de abonar mensualmente el monotributo (tanto el tradicional como el social) en el último año y medio. Solamente el empleo asalariado público y los de casas particulares han crecido en el periodo», subraya el documento.

El informe expone que, desde fines de 2015, la industria manufacturera ya destruyó 154.853 puestos de trabajo. Esto refleja una caída del 12,3% de los puestos de trabajo en cuatro años.

«El daño a la industria no es un efecto colateral sino una consecuencia directa del modelo» económico vigente, afirma el informe.

Deja un comentario