Un templo, el corazón de Palermo Espíritu Santo o Palermo Guadalupe

El barrio porteño de Palermo es el más grande y poblado de Buenos Aires (en rigor, de la Capital Federal), y sus 15,6 kilómetros cuadrados de superficie está subdividido, por razones históricas y comerciales relacionadas al negocio inmobiliario, en diversas aéreas, como Palermo Viejo, Palermo Soho, Palermo Hollywood, Palermo Chico, Palermo Rosa, Alto Palermo, Palermo Diseño y un largo etcétera.

Si te interesa conocer más sobre los diferentes Palermos te recomiendo leer esta nota con fotos de mi sobrino Franco Fafasuli.

A la lista de ese artículo yo agregaría un nombre con dos alternativas: Palermo Espíritu Santo o Palermo Guadalupe.

Se encuentra en el área conocida como Palermo Sensible, pero mi propuesta se basa en la historia en torno a un templo católico romano, el más hermoso de este barrio.

Me refiero a la basílica del Espíritu Santo, templo de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe.

Situada en Paraguay 3901 en un terreno alto, está enmarcada por el trazado irregular de las calles en torno a la plaza Güemes, frente a la cual sus dos torres se alzan hasta una altura de 54 metros.

El templo es un tratado de teología cristiana. Por ejemplo, el calvario colocado sobre la entrada principal concentra la mirada hacia el misterio central de la fe cristiana: el sacrificio redentor del hijo de Dios.

En 1890 se inauguró una capilla dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe, propiedad de la familia Figueroa.

En 1894, cuando llegaron a Buenos Aires los primeros misioneros de la Congregación del Verbo Divino enviados a la ciudad, el obispado les ofreció la capilla para que les sirviera de sede.

En 1896 fue creada la vice-parroquia de Guadalupe. Pero pronto esa capilla resultó pequeña para la creciente feligresía.

Por ello la Congregación del Verbo Divino, que tenía a cargo la capilla, inició en 1901 la construcción de un nuevo templo.

Por disposición del fundador de la congregación, el nuevo templo estaría dedicado al Espíritu Santo. La iglesia fue inaugurada en 1907.

El estilo románico de la basílica del Espíritu Santo se refleja en líneas esbeltas y livianas, arcos altos y fáciles que siguen la tendencia de la arquitectura gótica que busca alturas.

El edificio, que fue totalmente restaurado en el año 2000, tiene una longitud de 53 metros y un ancho de 20 metros (nave central) o 43 metros (considerando el crucero).

La altura interior es de 18 metros y los pilares, alternándose uno de material y otro de granito belga, se destacan por su esbeltez.

Te comparto a continuación una galería de fotografías que tomé de este templo con un teléfono móvil Motorola One Zoom el 26 de septiembre de 2019.

Deja un comentario