Archivo de la etiqueta: Dios

Las hojas de María


María, mi primera hija, fallecida el 11 de octubre de 2008 en un accidente de tránsito, patea hojas cerca de la casa donde vivíamos en Olivos, en el norte del Gran Buenos Aires, en la fotografía superior, tomada el 17 de junio de 2008, por su amiga Lucila Haristeguy.

Seguir leyendo Las hojas de María

Agustina, mi mayor orgullo


Este 2 de octubre de 2017 cumple 24 años Agustina, mi hija y mi mayor orgullo en esta tierra de los vivientes.

Seguir leyendo Agustina, mi mayor orgullo

Que encontremos motivos suficientes para ser agradecidos


Que encontremos motivos suficientes para ser agradecidos,
Que podamos descubrir la luz en la prosperidad y en la adversidad,
Que nos llenemos de paz para encontrar la plenitud,
Que pleguemos nuestras manos para elevar una oración cada día,
Que trabajemos con entusiasmo para lograr nuestras metas,
Que imitemos y compartamos los buenos ejemplos recibidos
Que enmendemos y corrijamos los errores y faltas cometidas,
Que practiquemos la tolerancia, respetando a los demás,
Que nos alcance la gracia de la reconciliación en las diferencias,
Que vayamos al encuentro de los que no encuentran su lugar,
Que serenemos a quienes naufragan en el mar de la adversidad,
Que transmitamos optimismo y esperanza a los desalentados,
Que animemos y fortalezcamos los corazones entristecidos,
Que devolvamos la confianza a quienes se sienten defraudados,
Que seamos piadosos y compasivos para hacer posible la solidaridad,
Que dibujemos una sonrisa en nuestro rostro por el milagro de la vida,
Que aseguremos nuestros pasos en las huellas que el maestro nos dejó,
Y, por sobre todo, que nos encomendemos en la sabiduría y en las manos
del buen Dios, porque sólo descansando confiados en su poder,
que sobrepasa nuestro entendimiento, todo esto y mucho más será posible.
Que el Señor nos bendiga y guíe en el camino. Amén.

Pastor Carlos Abel Brauer

Fuente: Red Crearte.

Gracias a Dios, por su sublime gracia


“¿Cómo estás?” Mi respuesta a esta pregunta personal, expresada cara a cara, en una conversación telefónica, por mensajería instantánea, por correo electrónico u otro canal de comunicación, es siempre la misma: “Bien, gracias a Dios, por mi lado”.

Seguir leyendo Gracias a Dios, por su sublime gracia

Amanecer en La Lucila desde un Samsung Galaxy S7 edge


Al que madruga Dios lo ayuda con amaneceres como el del 22 de julio de 2017, que fotografié desde mi casa con un teléfono móvil Samsung Galaxy S7 edge.

Seguir leyendo Amanecer en La Lucila desde un Samsung Galaxy S7 edge

Olvidos


El pueblo decía
“El Señor me abandonó,
mi Dios se olvidó de mí.”
Pero ¿acaso una madre olvida
o deja de amar a su propio hijo?
Pues aunque ella lo olvide,
yo no te olvidaré.

(Isaías 49:14-15)

Seguir leyendo Olvidos

Credo de la esperanza


Creo en Dios.

En el Dios de los credos, con todas sus verdades.
Pero, por sobre todo, en un Dios
que resucita de la letra muerta para hacerse parte de la vida.
Creo en un Dios que acompaña de cerca
cada paso de mi caminar por esta tierra:
muchas veces detrás, observando y sufriendo con mis errores;
otras veces a mi lado, hablando y enseñándome;
y otras veces delante, guiando y marcando el ritmo de la marcha.

Creo en un Dios de carne y sangre, Jesucristo,

un Dios que vivió en mi piel y se probó mis zapatos,
un Dios que anduvo mis caminos y sabe de luces y de sombras.
Un Dios que comió y que pasó hambre,
que conoció un hogar y sufrió la soledad,
que fue aclamado y condenado, besado y escupido, amado y odiado.
Un Dios que fue a fiestas y a entierros.
Un Dios que rió y que lloró.

Creo en un Dios que tiene atenta -hoy- su mirada sobre el mundo,

que ve los odios que segregan, que dividen,
que marginan, que hieren y que matan;
que ve las balas perforando la carne y la sangre inocente que riega la tierra;
que ve la mano que se mete en la lata y en el bolsillo ajeno,
robando lo que otro necesita para comer;
que ve al juez que sentencia a favor del mejor postor,
vistiendo la verdad y la justicia de hipocresía;
que ve los ríos sucios y los peces muertos, los tóxicos
destruyendo la tierra y perforando el cielo;
que ve el futuro hipotecado y la deuda del hombre que crece.
Creo en un Dios que ve esto…
y sigue llorando…

Pero creo también en un Dios

que ve a una madre dando a luz: vida que nace del dolor;
que ve a dos niños jugando: semilla solidaria que crece;
que ve a la flor brotar de las ruinas: un nuevo comienzo;
que ve a tres locas reclamando justicia: la ilusión que no muere;
que ve al sol levantarse cada mañana: tiempo de oportunidades;

Creo en un Dios que ve esto…

y ríe,
porque,
a pesar de todo,
hay esperanza…

Gerardo Oberman

Fuente: Red de Liturgia del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI).

Fotografía propia, tomada el 5 de diciembre de 2016 en la ciudad chubutense de Puerto Madryn.

Huellas de vida en el año nuevo 2017


Un propósito que me fijé para este año 2017 que se inicia hoy es dejar huellas de vida en las personas, a través de los dones, talentos y capacidades que Dios me brinda por su misericordia y expresados en hechos pequeños que pueden tener un impacto insospechado.

Seguir leyendo Huellas de vida en el año nuevo 2017