Skip to main content

Las ciudades de San Isidro y Olivos, en el norte del Gran Buenos Aires, tienen hermosas arboledas y edificaciones de estilo clásico, en un ambiente tranquilo y sereno, ideales para paseos a pie.

Las cuatro estaciones marcan el paisaje y el entorno de estas ciudades, que en el caso de San Isidro se distingue además por su casco histórico, con casas y edificios antiguos.

El 9 de junio de 2019 recorrí esa área y otras más, con la excusa de probar las cámaras de un teléfono móvil Motorola Moto G7 Power.

Este móvil cuenta con una única cámara trasera de 12 MP con apertura f/2.0.

La lente utiliza el enfoque por detección de fase (PDAF) y los píxeles de gran tamaño de 1,25um son más luminosos, lo que se traduce en mejores resultados incluso en interiores. La cámara frontal es de 8 MP con apertura f/2.2.

Como su nombre lo indica, se destaca por la batería. Tiene 5.000 mAh, lo que se traduciría en 60 horas de uso normal según el fabricante.

Además, gracias a su carga rápida TurboPower de 15W, se podrán obtener hasta 9 horas de autonomía con solo 15 minutos de carga.

Con la tranquilidad de saber que la batería no me dejaría a pie, inicié mi recorrido por la avenida del Libertador, en el casco urbano de San Isidro, donde hay una frondosa arboleda y casas antiguas.

La atracción principal de la zona es la catedral católica romana de San Isidro, de 68 metros de altura, superando la del Obelisco porteño.

En el siguiente mapa se encuentra la catedral y otros lugares del paseo que se mencionan en esta nota.

Entré a la catedral donde había un coro de niños y adolescentes de Alemania que ensayaba un repertorio.

Fue un tiempo epifánico, creado por la belleza de la música y del templo neogótico.

Por la calle Beccar Varela se llega a un balcón natural con una amplia vista del río de la Plata.

Al costado del mirador esta la antigua quinta Los ombués, una casa museo histórica.

Descendí por la calle Miguel de Andrea donde pude tomar estas fotos de la catedral.

Recorrí la estación San Isidro R del Tren de la Costa. En los primeros tiempos de este ramal, en la década del 90, era un centro comercial con mucha actividad. Hoy casi todos los negocios están cerrados y el lugar da una desagradable sensación de desamparo.

Desde la estación hay buenas perspectivas para fotografías de la catedral.

Tomé el tren y bajé en la estación Borges, que felizmente tiene desde hace un par de años un bar confortable, Bike & Coffee.

Los colores del final del otoño daban un colorido marco a la estación.

El paseo terminó con regreso a pie a casa por las arboladas calles de Olivos.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: