El Motorola Razr 2020 plegable llegará a la Argentina en marzo

Anuncios

El Motorola Razr 2020 será el primer teléfono móvil con pantalla plegable que se venderá en la Argentina, y será uno de los celulares más caros del mercado local. La empresa informó que «en sintonía con su lanzamiento global, estará llegando al país próximamente», aunque se estima extraoficialmente que su comercialización se iniciará en marzo.

La filial local de Motorola Mobility organizó diferentes presentaciones para la prensa especializada.

Participé en una de ellas, donde pude tomar contacto con una unidad de demostración, en las oficinas de la compañía en la ciudad de Vicente López, en el norte del Gran Buenos Aires, de donde se mudará a fines de febrero a otras más amplias en el barrio porteño de Núñez.

En rigor ya había conocido de primera mano este modelo en diciembre de 2019, en el marco de una celebración de fin de año de Motorola.

El Motorola Razr 2020 es el primera terminal de la compañía en subirse a la tendencia de las pantallas flexibles, donde ya están el Samsung Galaxy Fold y el Huawei Mate X.

Se trata de uno de los equipos más singulares que habrá este año en el mercado, con una combinación que apuesta por un lado a la nostalgia por uno de los modelos más famosos de la marca, el Razr, y por el otro lado a la vanguardia de la tecnología de pantalla plegable.

El fabricante, propiedad de la multinacional china Lenovo, ya vende este equipo en algunos países desarrollados a valores que parten de los 1.500 dólares, muy superior a la habitual entre los equipos de alta gama.

¿Cuál es la principal característica del nuevo Motorola Razr? Es el icónico diseño que rememora al modelo de mismo nombre que la marca lanzó al mercado durante el primer lustro del siglo, combinado con una pantalla plegable con formato flip, que se dobla completamente en el medio.

En este caso, se trata de un panel pOLED de 6,2 pulgadas con una resolución de 876 x 2142 píxeles (373 píxeles por pulgada). Si, leíste bien: es pOLED, una variante del OLED pero plegable y plástico.

La principal diferencia reside en la parte de plástico: las pantallas OLED se construyen con sustrato de vidrio (rígido y fijo); mientras que el OLED plástico (pOLED), permite mayor flexibilidad y delgadez.

Los planes de Motorola para resucitar el Razr V3, que desde 2004 en adelante se convirtió en uno de los modelos más vendidos por la empresa, comenzaron hace unos años. Y el resultado es el siguiente:

Se mantiene su diseño de tipo concha, pero se sustituye el teclado por la pantalla pOLED flexible. El Razr opta por un plegado vertical que recuerda al diseño de «concha» del Razr V3. Al desplegarlo, se tiene una pantalla flexible (Flex View) en el interior.

El panel táctil pOLED de 6,2 pulgadas en formato Cinemavision (relación de aspecto 21:9) ofrece una resolución de 2.142 x 876 píxeles.

Tiene un «notch» en la parte superior donde están la cámara frontal y el altavoz.

En la parte exterior del dispositivo hay una segunda pantalla (Quick View): un panel táctil gOLED de 600 x 800 píxeles con relación de aspecto 4:3.

Esta pantalla, además de mostrar notificaciones y la imagen que capta la cámara principal, está «abierta» a que los desarrolladores implementen nuevas funciones, como juegos, sin tener que abrir el dispositivo.

En esta pantalla secundaria se pueden atender llamadas, leer mensajes de texto y reproducir música.

La zona abultada en la parte inferior del equipo, una característica del V3, que en la jerga interna se conoce como pera, sirve para almacenar todos los componentes. Debajo de la pantalla externa, también está el sensor de huellas.

Para su fabricación, Motorola aplicó aplicó resina en la parte trasera inferior y cristal en la zona superior. Para el marco y la bisagra se eligió acero inoxidable, y se colocó un recubrimiento para hacerlo resistente a las salpicaduras de agua.

El procesador es un gama media de Qualcomm, el Snapdragon 710, que viene acompañado de 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno no ampliable. Como sistema operativo trae Android 9 Pie sin capa de personalización, aunque es compatible con los Moto Actions, el sistema de gestos de Motorola para controlar algunas funciones. A mitad de año se actualizará a Android 10.

Incluye una cámara trasera compuesta por un único sensor de 16 megapíxeles con apertura f/1.7, píxeles de 1.22um, estabilizador electrónico de imagen (EIS) y flash LED. La cámara frontal ofrece una resolución de 5 megapíxeles con apertura f/2.0 y píxeles de 1.12um.

Para alimentarse, cuenta con una batería de 2.510 mAh que admite la carga rápida de 15W y se recarga a través de un puerto USB-C. No tiene ni «jack» de auriculares ni bandeja para tarjetas SIM, sino que está preparado para usar una SIM virtual o eSIM. Se comercializará una sola versión de color negro con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno.

Ficha técnica

  • Pantalla: panel flexible pOLED de 6,2 pulgadas con resolución Full HD 2.142 x 876 píxeles y 21:9.
  • Panel externo gOLED de 2,7 pulgadas con resolución 800 x 600 y 4:3.
  • Tamaño y peso: 94 x 72 x 14 mm (cerrado) 172 x 72 x 6,9 (abierto).
  • Peso: 205 gramos.
  • Procesador: Snapdragon 710 a 2,2 GHz/GPU Adreno 616.
  • RAM: 6 GB.
  • Almacenamiento: 128 GB.
  • Cámara trasera: 16 MP con f/1.7, AF y Flash LED Dual
  • Cámara frontal: 5 MO con f/2.0.
  • Conectividad: eSIM 4G VoLTE, Wi-Fi 802.11 ac (2.4GHz / 5GHz) Bluetooth 5 LE, GPS + Glonass, USB C.
  • Sistema operativo: Android 9 Pie.
  • Batería: 2.510 mAh con carga rápida de 15W Turbo Power.

Primeras impresiones

Lo que llama la atención cuando tomas el primer contacto con el Motorola Razr es su pequeño tamaño, cuando esta cerrado. Lo puedes llevar cómodamente en un bolsillo de la camisa o del pantalón o de un saco o campera o en un bolso muy pequeño.

Su acabado en metal le otorga una estética premium que se nota: no es pesado pero tampoco liviano. De color negro, la tapa superior metálica es brillante y lisa, la inferior es mate y con una trama en relieve que da una sensación agradable al tacto.

El dispositivo se siente robusto, como pasa habitualmente con los equipos de esta marca, y se abre con facilidad gracias a unas bisagras patentadas. Al desplegarse la pantalla flexible, el móvil ofrece un formato panorámico 21:9, perfecto para ver películas.

Al pasar el dedo con cierta fuerza sobre el doblez, se siente ligeramente al tacto, pero no se traduce en una molestia visual. Se ve con nitidez, aunque no estamos acostumbrados a este tamaño más delgado y alargado del formato panorámico.

El dispositivo cuenta con otra pantalla más pequeña en la tapa superior, que incluye Esta cámara frontal se activa pulsando dos veces en el botón inferior del lado derecho.

La pantalla actúa como visor y no ocupa toda la pantalla sino que la parte del lado derecho se destina a los botones para manejarla.

Reinvención de un icono

En la presentación del equipo en la que participé, Martin Novoa, gerente comercial de Motorola Argentina, destacó que el Razr 2020 llega en un contexto auspicioso para la marca.

En América latina se consolidó en el segundo lugar en ventas; y en la Argentina ostenta junto a Samsung un predominio muy fuerte del mercado local.

En cuanto al modelo nuevo, señaló que su pilar más importante es el diseño, el factor de forma, una clave a lo largo de la historia de Motorola, desde el icónico Dynatac (el recordado «ladrillo»), hasta los módulos que permitieron ofrecer el primee equipo con 5G.

Motorola busca con este terminal retomar el liderazgo en diseño y romper el actual estandar, de equipos rectangulares y de pantalla táctil. «Los usuarios piden pantallas más grandes y que (los celulares) sean compactos», aseguró Novoa, quien anunció que el lema de la campaña del lanzamiento será «»Lo mejor de dos mundos».

Pablo Brancone gerente de producto de Motorola en la Argentina, confirmó que a fines de 2015 empezaron los trabajos en la empresa con pantallas plegables. Se probaron 32 modelos de diferentes formatos.

«Había añoranza de los teléfonos ‘clamShell’, con tapita», dijo este ejecutivo, quien informó que se decidió ir por el diseño del V3 original con tecnología de punta.

Una clave del diseño es la bisagra, basada en un concepto de «zero gap» patentado por Motorola y Lenovo, y que está usada en las computadoras portátiles Lenovo Yoga. Esta bisagra es desplazable y permite estirar el marco.

Según la empresa, la pantalla plegable tiene una vida útil de más de dos años. Desde su lanzamiento en los Estados Unidos se difunden en diferentes sitios y en canales de YouTube pruebas sobre la resistencia de este «display».

Branconce, quien participó en el lanzamiento del V3 en la Argentina y admitió que su «corazón explota» por la emoción de este lanzamiento, dijo que el público al que apuntan con este terminal «es amplio» (amén de tener un bolsillo muy holgado). Al respecto, recordó que los padres de los «millenials» tuvieron el V3 original, el primer celular que vieron millones de jóvenes en todo el mundo.

¿El precio al que se venderá en la Argentina? Tanto Novoa como Brancone no lo precisaron aunque reconocieron ante mi consulta que superará las seis cifras. Sin embargo, afirmaron que se ofrecerá la alternativa de pagarlo en cuotas fijas y a un valor que desaliente su compra fuera del país.

El modelo será importado, no se ensamblará en Tierra del Fuego como ocurre con los otros terminales de la marca. Se trata de un teléfono «aspiracional», donde el comprador buscará diferenciarse del resto por la novedad tecnológica.

Su presentación oficial en la Argentina se haría en la primera semana de marzo junto a un operador de telefonía móvil. Aunque los dos ejecutivos se negaron a precisar una fecha de inicio de venta, dijeron que su comercialización se iniciará en «las próximas semanas».

Anuncios

Deja un comentario