«La capacitación y la gestión de equipos a distancia llegó para quedarse»

«La capacitación y la gestión de equipos a distancia llegó para quedarse y será parte de la nueva normalidad con la que las organizaciones tendremos que aprender a vivir» luego de la pandemia del coronavirus, afirmó Ricardo Hernández, director general ejecutivo de Edison, una empresa argentina especializada en gestión de procesos de negocio (BPM, sigla en inglés), experiencia de usuario y y auditoría de tecnologías de la información.

«La realidad impuesta por la pandemia generó un gran cambio en este sentido. Informes internacionales precisan que actualmente las empresas tienen dos prioridades que son adecuar los procesos de negocio al contexto actual (65%) y mejorar el nivel de involucramiento y productividad de sus colabores (50%), seguido de lograr que el área de tecnología acompañe el proceso con la expansión del trabajo remoto (49%)», explicó Hernández, en un comunicado que me envió Edison.

La COVID-19 puso a los procesos de capacitación e inducción de sus empleados entre las prioridades de las organizaciones.

Además de reformular los procesos de negocio, el 45% de las empresas consultadas tiene hoy a la formación de sus recursos como prioridad de negocio.

Hasta 2018 sólo el 9% de las empresas tenía la intención de adquirir sistemas corporativos de aprendizaje y formación a distancia, según un relevamiento realizado ese año a más de 270 organizaciones basadas en Estados Unidos.

Según otro relevamiento, realizado durante la primera quincena de abril, 38% de los consultados ve cómo un gran desafío de este contexto el proceso de llegada de los nuevos empleados, mientras que 32% observa como un tema importante a resolver la entrega de horas suficientes de contenido para capacitar al personal y mantener sus niveles de productividad.

Desde Edison, Hernández señaló que «muchas organizaciones han invertido en este tiempo grandes sumas de dinero en herramientas para gestionar el negocio. Pero para aprovechar todo su potencial las personas deben usar el software con precisión y conocimiento, tanto si se trata de una nueva implementación como de soluciones ya en producción. Así, la detección de errores comunes de cada usuario y el entrenamiento focalizado mantendrán alta su productividad. La pandemia ha puesto a la luz las oportunidades de mejora en este sentido».

La integración de herramientas para medir la experiencia del usuario con cada aplicación de negocio, así como la implementación de herramientas de formación a distancia, permiten la reducción de más de un 60% de las consultas al centro de soporte, incrementa 73% la ejecución de procesos y permite ahorros de hasta el 70% en las inversiones en capacitación, porque apuntan a resolver la dificultad de cada usuario en particular.

«Para el momento en el que las empresas vuelvan hacia algo parecido a la normalidad previa a la pandemia, lo cierto es que habrá una cantidad importante de personas que seguirán trabajando desde sus casas», sostuvo Hernández.

«La experiencia en proyectos de implementación de KNOA y SAP Enable Now nos permite asegurar que la formación personalizada es hoy la mejora manera de invertir en capacitación y aprovechamiento de las herramientas de gestión de cada organización. Actualmente, 6 de cada 10 empresa considera que sus empleados están preparados para tomar este tip de dinámica. Pero aún queda mucho por hacer», concluyó.

Deja un comentario