El ASPO por coronavirus potencia uso del dinero electrónico

El informe Uso de Dinero Electrónico (UDE) Link, que elabora Red Link, indaga sobre la evolución de este soporte monetario en la Argentina, elaborado sobre datos de 36,4 millones de usuarios.

El relevamiento con datos de mayo que me envió la empresa arrojó las siguientes conclusiones relevantes:

Se sumaron ese mes más de 1,9 millones de usuarios y 6,7 millones en un año a las distintas plataformas contempladas dentro del estudio de Uso del Dinero Electrónico.

Se denomina así a los movimientos de dinero a través de los cajeros automáticos, la computadora o el celular, y las diversas aplicaciones para hacer pagos, transferencias de dinero entre cuentas propias y de terceros.

También se incluyen depósitos, o carga de la billetera virtual o de la tarjeta de transporte o de celular, entre otras, por parte de personas.

Ascendió a 36,4 millones de usuarios UDE distribuidos en esos servicios, a un ritmo de 5,6% en el mes y 22,6% en un año.

Resucitan tarjetas inactivas

El disparador de esta evolución fue la consolidación de la bancarización de diversas actividades que se observaba en los dos años anteriores en la cantidad de tarjetas en uso.

Este proceso se aceleró en abril y mayo a un ritmo mensual de 4,4% y 4%, respectivamente, con el aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO) que decretó el Gobierno nacional a partir del 20 de marzo, para ralentizar la propagación del coronavirus.

El confinamiento social dispuesto por el Gobierno limitó la atención personalizada en los bancos.

Se pasó de 18,7 millones de unidades hasta marzo 2020 a 19,5 millones en abril y 20,3 millones en mayo. Fue el nivel más alto en cuatro años.

Además, impulsó el uso de tarjetas habilitadas que estaban inactivas.

Éstas representaban el 30,7% del total pre pandemia, y en mayo se redujeron al 28,9%, la menor proporción en cuatro años.

También se verificó un crecimiento en las operaciones de órdenes de extracción sin tarjeta a casi 1,6 millones, se multiplicó por 9,1 el nivel de abril (subió 811%), en especial las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

Subas en recargas

La mayor expansión en mayo respecto de abril en materia de usuarios que se incorporaron al UDE Link se registró en la recarga de transporte.

La causa fue la flexibilización del ASPO, 43,9%, a 25.994; recarga de celular 14% (273.533); uso de cajeros automáticos 11,8% (15,38 millones); uso de la banca móvil 2,5% (1,87 millones); y el segmento de las transferencias inmediatas 2,1% (5,16 millones).

Con relación a las operaciones con tarjeta de débito vinculadas al consumo, en mayo repuntaron 13,2% en terminales POS; y también en las transacciones por comercio electrónmico, 13,1% en el mes y casi 5 veces desde el nivel de mayo del año anterior.

Oportunidad para crecer

La extensión del ASPO constituye una oportunidad para que empresas, comercios y personas se familiaricen con los instrumentos electrónicos de pagos.

Este sistema posibilita hacer todas las transacciones monetarias básicas de compras, pagos de servicios e impuestos, transferencias de dinero entre cuentas propias y de tercero, depósito de cheques y hasta operaciones de cambio y financieras con títulos valores desde una computadora personal, una notebook, tableta, y celular, además del uso de las tarjetas de débito y crédito bancario.

De esta manera no hay necesidad de retiro de efectivo, el cual tiene un alto nivel de contaminación.

Los datos de mayo de Red Link dan cuenta de una casi óptima cantidad de Usuarios UDE, con más de 36,4 millones.

Esta cifra equivale a una vez y media el total de trabajadores, asalariados y cuentapropistas, registrados y no registrados, y se acerca a tres cuartas partes de la población.

Sin embargo, hay casos que se trata de usuarios que corresponden a una única persona con varias cuentas bancarias, y tarjetas.

Cuando se desagregan los usuarios por tipo de canal /cajeros, home banking, banca móvil y billeteras electrónicas, como por tipo de operación (extracciones, transferencias inmediatas, compras con tarjetas de débito, pago de impuestos y servicios, recarga de celulares y de transporte) se observa que el potencial de crecimiento es enorme.

Así se contribuiría a un ahorro de tiempo en filas y demoras que pueden destinarse a otras tareas.

Deja un comentario