Ghazanchetsots, la iglesia icónica de Artsaj, atacada por Azerbaiyán

Uno de los templos cristianos más bellos y famosos del Cáucaso sur, la catedral de Ghazanchetsots, en la ciudad de Shushi, en la república de Artsaj, fue bombardeado el 8 de octubre de 2020 en dos ataques por Azerbaiyán, en el marco de la guerra que la dictadura de este país, apoyada por Turquía, inició el 27 de septiembre contra Artsakh y Armenia.

Visité el 4 de octubre de 2018 este magnífico templo, también conocido como catedral de Cristo Salvador y catedral de Shushi.

Se trata de un hito simbólico de Shushi y un ícono de la causa armenia de Artsaj.

Con una altura de 35 metros, Ghazanchetsots es una de las iglesias armenias más grandes del mundo.

Según los registros históricos, una pequeña iglesia basílica se encontraba en su lugar ya en 1722.

En el siglo XIX, tras la conquista del Cáucaso por el Imperio ruso, Shushi, también conocida como Shusha, era una de las ciudades más grandes de la región, más grande y más próspera que Bakú o Ereván, las capitales actuales de Azerbaiyán y Armenia, respectivamente.

La ciudad fue una de las principales ciudades de actividad cultural armenia en el Cáucaso.

La parte más antigua de la catedral actual, el campanario, fue construida en 1858, financiada por la familia Khandamiriants.

La construcción de la iglesia comenzó en 1868 y se completó en 1887. Su nombre proviene de Ghazanchi, una aldea en Najichevan de donde llegaron inmigrantes armenios con los que se financió la construcción del templo.

Fue diseñada por Simon Ter Hakobian. La iglesia fue consagrada el 20 de septiembre de 1888 según una inscripción en la parte superior del portal sur. Grabé el siguiente video en mi visita de 2018.

Granero, polvorín y de nuevo templo

La mayoría de la población armenia de Shusha fue masacrada o expulsada en marzo de 1920 por Azerbaiyán.

La catedral sufrió daños y se deterioró gradualmente. Después de que la región quedó bajo el control soviético, debido a las políticas ateas del Estado, finalmente se cerró en 1930, y se convirtió en un granero en la década de 1940.

Su cúpula y parte de los muros que la rodean fueron destruidos en la década de 1950. Luego fue saqueada y sus piedras se utilizaron para construir varias casas de lujo en la parte azerbaiyana de la ciudad.

Las autoridades soviéticas y azerbaiyanas otorgaron permiso para iniciar un proyecto de restauración de la catedral en la década de 1980, bajo presión pública.

La restauración comenzó en 1981 y continuó hasta 1988. En 1987, sólo dos de las cuatro estatuas de piedra de ángeles en el campanario habían sobrevivido.

La minoría armenia de Shushi fue expulsada de la ciudad cuando comenzó la guerra de Nagorno Karabaj en febrero de 1988.

Azerbaiyán convirtió la catedral en un arsenal. El templo fue incendiado tres veces entre 1988 y 1991 con neumáticos de automóvil.

Los azerbaiyanos desmantelaron las estatuas de piedra de los ángeles en el campanario en 1989.

También vendieron su campana de bronce, que luego se encontró en un mercado en Donetsk, Ucrania y fue comprada por un oficial armenio por 3 millones de rublos. y lo envió de regreso a Armenia.

Cuando Shushi fue reconquistada por las fuerzas armenias el 9 de mayo de 1992, fue un punto de inflexión de la guerra.

Antes de la caída de Shusha, las fuerzas azerbaiyanas almacenaron cientos de cajas de misiles Grad ya que la catedral estaba a salvo de posibles bombardeos armenios.

Shushi se utilizó como base para el bombardeo de Stepanakert, la ciudad más grande de Artsaj, con lanzadores Grad durante varios meses.

Los armenios sacaron las cajas de madera de artillería y proyectiles de cohetes de la iglesia inmediatamente después de la captura de la ciudad.

Antecedente del ataque azerí de 2020

El ataque de este 8 de octubre de 2020 tiene un antecedente cercano: el 23 de agosto de 1992, los bombarderos azerbaiyanos intentaron alcanzar la iglesia.

Ese intento, como el de 2020, no tenía ninguna importancia militar y pareció ser un intento deliberado de atacar la herencia armenia en Karabaj.

La restauración de la iglesia comenzó poco después de su reconquista por las fuerzas armenias.

Los trabajos de restauración fueron financiados principalmente por Andreas Roubian, un benefactor evangélico armenio de New Jersey, Estados Unidos, que proporcionó 110.000 dólares.

Decenas de miles de dólares provinieron de varias comunidades de la diáspora armenia.

La catedral fue reconsagrada el 18 de junio de 1998 en la fiesta de la transfiguración por el arzobispo Pargev Martirosyan.

Su reconstrucción fue percibida como un proceso cultural dirigido a la restauración de la herencia cultural armenia, un renacimiento espiritual y físico de la nación armenia, y llegó a simbolizar el renacimiento de Shushi.

Cuando la visité en 2018, la catedral era uno de los pocos edificios de aspecto impecable de la ciudad.

El 6 de abril de 2017, Serj Tankian, el cantante de la banda estadounidense-armenia de rock System of a Down, realizó la oración litúrgica cristiana «Señor, ten piedad», en armenio, en la catedral.

Símbolo religioso y cultural armenio

La iglesia es una basílica abovedada con cuatro ábsides. Tiene 34,7 metros de largo y 23 metros de ancho.

Su cúpula, cuyo techo cónico es metálico, mide 17 metros de altura.
La iglesia tiene tres entradas idénticas desde el oeste, sur y norte. Hay relieves ornamentales en los portales y ventanas.

El plano de la iglesia es una imitación del de la catedral de Etchmiadzin, la iglesia madre de Armenia.

Se considera que la catedral ha combinado técnicas innovadoras como tradiciones establecidas de la arquitectura armenia.

Tanto la iglesia como el campanario están construidos con piedra caliza blanca.

El campanario independiente tiene tres pisos (niveles) y contiene dos campanas, la más grande de las cuales fue fundida en Rusia en 1857.

La catedral, junto con el monasterio de Gandzasar, es un símbolo de la historia y la identidad de los armenios de Artsaj.

Es un símbolo de la liberación de la ciudad y un lugar de peregrinación popular para los armenios de Armenia y la diáspora.

Además, se considera un vestigio del renacimiento religioso-cultural de la ciudad del siglo XIX y principios del XX.

La visita de este bellísimo templo fue uno de los momentos culminantes de mi viaje por Armenia y Artsaj en 2018.

Había muy pocas personas y gocé de la paz y la serenidad del ambiente para meditar ante Dios.

Puedes ampliar la siguiente galería de fotografías que tomé con una cámara Canon EOS 1300D haciendo clic sobre la imagen.

El ataque de 2020

La iglesia fue atacada por Azerbaiyán el 8 de octubre de 2020 en dos bombardeos, que no tuvieron ninguna finalidad bélica porque no hay instalaciones militares cerca del templo.

Cuando la prensa fue a ver los daños del primer ataque, Azerbaiyán lanzó una segunda ofensiva, que dejó 10 colegas míos heridos, uno de ellos de gravedad:

Ante este nuevo ataque de Azerbaiyán, que demuestra su objetivo de aniquilar la armenidad de Artsaj, reitero mi reclamo de paz y justicia para esa región del Cáucaso sur y del inmediato cese del fuego.

Termino con la siguiente canción de Serj Tankian, Artsakh:

Siempre hemos vivido en estas tierras
Cosechado y cosechado estos campos,
Generaciones surgieron de tus ríos
Hijos nacidos de tus montañas,

La máscara pública de la tradición,
La lucha por la liberación o la muerte,
La mirada del enemigo en tu terreno
Nuestras sonrisas en tu seno,
A tu voluntad sin fondo.

Vamos a cantar con los puños
Con la bandera tricolor de la justicia,
Amor humanitario a la paz
Con la santa bendición del rostro de un niño,
Vamos a prevalecer con la cultura
Vamos a prevalecer con la cultura
Vamos a triunfar siendo armenios.

Puedes leer más sobre la guerra iniciada por Azerbaiyán contra Artsaj y Armenia aquí.

Deja un comentario