María Valeria Gravenhorst: ¿cuál es tu saldo personal del confinamiento por la pandemia?

Anuncios
Las siguientes respuestas forman parte de la encuesta “Covid-19: ¿cuál es tu saldo personal del confinamiento?”. Más información sobre este sondeo aquí. 

-A ocho meses del inicio del confinamiento, ¿cómo llevaste este tiempo? Puedes responder con frases cortas o explayarte. Por ejemplo, desde un lacónico “Bien, sin grandes problemas” hasta una crónica de una página de extensión, con una evolución de tu experiencia desde el inicio a hoy.

-Lo llevé bastante bien, en realidad lo llevamos todos como pudimos. A veces con alegría, otras con enojo, con mucho miedo cuando uno piensa en el futuro, en la gente sin trabajo: ahí con tristeza. En fin con muchos sentimientos dispares.

Intenté siempre volver a mi eje, rescatar que yo soy una persona optimista, y seguir adelante lo mejor que podía. Creo que aún falta mucho, el año que viene va a ser un gran desafío.

-¿Cómo manejas ahora tu tiempo en el marco del aislamiento, en comparación a la era previa a la pandemia? ¿Adoptaste y consolidaste una nueva rutina que la mantendrías en la post pandemia? Si es así, te invito a describirla. Por ejemplo, realizar ejercicios de gimnasia a la mañana o una meditación espiritual.

-Manejo el tiempo igual que al aislamiento: cómo puedo!! A veces cocino mucho el fin de semana, para tener solucionado ese tema en la semana donde todos en la familia estamos conectados. Otra vez prefiero y necesito descansar todo el fin de semana. Ejercicio retomé cuando abrieron los gimnasios e intentó ir dos veces por semana, durante los últimos meses de encierro había abandonado las clases online. Lo que sí sucedió es que empecé a acostarme más tarde porque ya no tenía que levantarme tan temprano para llevar a mis hijas al colegio.

-¿Cómo impactó el aislamiento en tu familia? Me refiero a tu relación con tu pareja, hijos, nietos, padres, abuelos u otros parientes cercanos. ¿Alguno de ellos dio positivo de coronavirus?

-A Dios gracias en mi familia estamos todos bien. No tuvimos casos y el aislamiento afectó principalmente a los dos extremos: los mayores (mis padres) y los más chiquitos. Siento que ellos la pasaron peor, en varias ocasiones sentí que mis padres estaban agobiados, que perdieron mucha movilidad, que no la estaban pasando bien. Mi hija menor también se encerró mucho, no quiere salir y se alejó bastante de algunas de sus amistades (por suerte no de todas).

-¿Descubriste en este tiempo de aislamiento una película, libro, música, serie de TV, juego o videojuego, y que podrías recomendar?

-Vi muchas series y pelis, pero no voy a recomendar porque depende mucho del gusto personal y de lo que cada uno quiere ver en esta situación (yo, por ejemplo, eludí ver dramas).

-¿Cómo afectó el aislamiento a tu trabajo? ¿Seguís hoy con el trabajo en forma remota? ¿Cambiaste de trabajo’ ¿Iniciaste uno nuevo?

-No nos vimos afectados.

-¿Aprovechaste este tiempo de aislamiento para realizar alguna tarea o alcanzar una meta personal postergada? Si es así, ¿cuál fue? Por ejemplo, una copia de seguridad de la computadora, ordenar tu biblioteca.

-Hice orden en algunos placards, pero además mejoré muchos espacios de mi casa. Pinte varios muebles, pintamos (con mi esposo y una de mis hijas) 2 habitaciones completas y seguimos arreglando el hogar.

-¿Aprovechaste este tiempo de aislamiento para crecer en tus capacidades físicas, mentales, espirituales, laborales, profesionales? Por ejemplo, un curso por Internet, finalizar una tesina.

-Nop. No tuve tiempo.

-Durante el aislamiento, ¿desarrollaste o tuviste reacciones como ansiedad, aburrimiento, desánimo, depresión o rabia? ¿Cómo las enfrentaste y superaste o tratas hoy con ellas?

-Sí claramente tuve desánimo, aburrimiento y los superé haciendo cosas! Cuando veía que estaba demasiado planchada, buscaba algo para hacer: salia a comprar lo que fuera necesario y empezaba alguna tarea. A veces eran solo empanadas, otras veces cosas más grandes. Muchas veces simplemente salir a hacer una compra era necesario para cambiar el aire, y retomar fuerzas. También me pasó que empecé a sentirme mal, tuve febrícula y luego de aislarme por unos días e hisoparme (dio negativo) concluí que lo que había tenido era exceso de cansancio. En síntesis también estoy atenta a las señales de mi cuerpo y a tomarme lapsos de descanso.

-¿Cuáles fueron las principales enseñanzas, ganancias y pérdidas que te deja este tiempo de confinamiento? Puedes incluir diferentes campos, como el personal, el bienestar físico y espiritual, el laboral, etc.

-¡Qué difícil es el aislamiento! Que gran bendición fue contar con trabajo que ya era «remoto» y una casa donde aislarse con las personas que amo. Creo que cada vez soy más consciente del cuidado del medio ambiente y todo el tiempo intentó adquirir mejores hábitos en ese sentido. Me gustó mucho tener a la familia tan cerca y sin correr atrás de los horarios del colegio, pero por el otro lado qué importante es mantener un equilibrio y que los niños puedan tener algo de presencialidad escolar. Cuántas cosas que teníamos y no valoramos (el café con amigos, poder abrazarse, darles un beso a los padres, y miles de pequeñas grandes cosas)!!

María Valeria Gravenhorst

Dueña de Ci Comunicaciones Integradas. Madre de 2 niñas. Esposa (de 1 hombre). Hija y hermana (de 3 hombres). Amiga. Docente. ¿algo más?

Puedes leer las respuestas del resto de los encuestados aquí. 

Deja un comentario