Skip to main content

Hasta hace pocos años, la pregunta habitual en muchos padres era cuándo deberían darles a sus hijos las llaves del automóvil. Hoy los padres se enfrentan a una pregunta más complicada: ¿cuál es la edad ideal para darle un celular a un niño? Un interrogante frecuente en las semanas previas al día de la niñez.

Después de todo, el teléfono «inteligente», aquel que tiene acceso a Internet y a aplicaciones de todo tipo, es la clave para el ingreso sin restricciones a la Red y los muchos beneficios y peligros que conlleva.

Pero a diferencia de conducir un automóvil, que está bajo una legislación específica, no existe una guía legal para que los padres determinen cuál es la ideal para darle un celular a un niño. El tema se debate cada vez más a medida que los niños obtienen celulares a una edad cada vez más temprana.

Una respuesta rápida a esta pregunta de cuál es la edad ideal para darle un celular a un niño podría ser la siguiente: los hijos obtienen un celular solo cuando comienzan la escuela secundaria, después de que han aprendido la moderación y el valor de la comunicación cara a cara. Pero otros padres podrían decidir que sus hijos estén listos antes.

Entonces, ¿cómo se determina el momento adecuado para darle un celular a un niño? Cuanto más esperes para darles a tus hijos un teléfono móvil, mejor. Los celulares pueden ser distracciones adictivas que restan valor al trabajo escolar y exponen a los niños a problemas como acosadores en línea, depredadores de niños o «sexting».

Pros y contras de darle un celular a un niño

Los teléfonos móviles, sin duda, aportan beneficios. Con los dispositivos, los niños acceden a aplicaciones poderosas, incluidas herramientas educativas para estudiar, aplicaciones de chat para conectarse con amigos y gran cantidad de información en la web.

Pero también están un paso más cerca de los juegos que distraen, las aplicaciones de sexting y las propias que proveen las redes sociales donde los acosadores en línea están al acecho.

Al final, esos inconvenientes pueden superar a los pros. Si no se les da teléfonos móviles a los niños, muchos todavía tendrán acceso a herramientas tecnológicas a través de dispositivos como computadoras y tabletas. La diferencia principal con un celular es que un equipo de estas características está con un niño en todas partes, incluso fuera de la supervisión de los padres.

En última instancia, los padres resolverán el momento cuándo su hijo necesita en realidad un celular. Cuando llegue ese momento, hay formas de probar las aguas antes de entregarle una al niño.

Una opción frecuente es iniciar al niño con equipos móviles simples , como celulares básicos con funciones que solo pueden enviar mensajes de texto o realizar llamadas telefónicas, y evaluar si pueden usar esos dispositivos de manera responsable.

Otra alternativa es el reloj «inteligente» o «smartwatch»: hay modelos que tienen capacidad para llamar y enviar mensajes de texto y una lista de contactos bloqueada para que un niño pueda interactuar solo con las personas aprobadas por los padres.

El reloj «inteligente» permite enseñarle las responsabilidades de usar un dispositivo móvil de manera segura antes de que el niño finalmente se gane el privilegio de llevar un teléfono móvil.

Si tu hijo quiere jugar o ver videos en un equipo personal, pero no requiere una conectividad fuera del hogar, el iPod touch es una gran idea. Es un equipo con poca potencia. Reproduce videos y juegos sin problemas, sin el costo y la complejidad asociados con un servicio tradicional de telefonía móvil.

Si no eres fanático de los productos de Apple, busca teléfonos Android desbloqueados de bajo costo si ponerle una tarjeta SIM. Pueden usar un teléfono Android en forma normal, pero solo a través de Wi-Fi.

Puedes leer más sobre este tema, en especial acerca de los límites; la relación entre niños, celulares y salud; planes de conexión; la seguridad del teléfono de tu hijo; y cuál es el ml mejor celular según la edad de tu hijo; en esta nota que publiqué en iProfesional.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: