Skip to main content

«Tuvimos un caso en el que una familia fue amenazada y le dijeron que la única forma en que los dejarían en paz es si su hija, una periodista, se casaba con el comandante talibán local».
Jeremy Dear, secretario general adjunto de la Federación Internacional de Periodistas (IFJ, sigla en inglés).

Dado que los talibanes controlan el país asiático, el seguimiento de la IFJ de la situación sobre el terreno y las solicitudes de apoyo de emergencia revelan el pánico y el miedo entre la comunidad de medios y periodistas en Afganistán.

Dear coordina la respuesta de emergencia a la situación de periodistas en Afganistán. En la siguiente entrevista difundida por la IFJ el 20 de agosto de 2021, habla sobre la situación sobre el terreno y cómo la federación y sus afiliadas locales ayudan a los periodistas en Afganistán.

-¿Cómo puede describir la situación de los periodistas y otros profesionales de los medios en Afganistán en este momento y qué está escuchando de los periodistas afganos?

-Es un momento increíblemente desafiante para los trabajadores de los medios. Muchos temen por sus vidas, las mujeres periodistas no pueden trabajar, algunos medios se han visto obligados a cerrar, cientos han huido o están tratando de salir del país.

Al mismo tiempo, otros están tratando de seguir trabajando como periodistas, pero con una amenaza que se cierne sobre ellos y con severas restricciones sobre lo que pueden informar. A pesar de la propaganda de que los talibanes no se vengarían, ha habido informes de registros puerta a puerta de periodistas y amenazas contra muchos de ellos.

-¿Qué significa la toma de posesión de los talibanes para la libertad de prensa? ¿Podemos confiar en sus promesas de respetar la libertad de prensa? Escuchamos que Tolo, un canal de noticias independiente, todavía operaba en Kabul, la capital del país, por ejemplo.

-Deberíamos tomar esas promesas con una pizca de sal. Todavía hay medios en funcionamiento, pero incluso para ellos no está claro cuáles serán las reglas. ¿Qué es el periodismo basado en los principios de la ley Sharía, qué tipo de periodismo independiente es cuando los talibanes te dicen lo que puedes y no puedes informar y quién puede y quién no puede trabajar?

-Los informes mencionan que los talibanes enviaron a casa a algunas mujeres periodistas de Kabul de camino al trabajo y que muchas temían por sus vidas en todo el país. ¿Qué estás escuchando de ellas?

-Las mujeres periodistas son particularmente temerosas. A muchas se les ha impedido trabajar, muchas ahora se encuentran escondidas. Entre los que intentan huir del país, la mayoría son mujeres. Tuvimos un caso en el que una familia fue amenazada y le dijeron que la única forma en que los dejarían en paz es si su hija, una periodista, se casaba con el comandante talibán local.

-¿Cómo afrontan la situación las organizaciones afiliadas afganas de la IFJ, AIJA y ANJU? ¿Están ellas también amenazadas?

-Las organizaciones que apoyan a los periodistas enfrentan enormes dificultades porque ellas mismas enfrentan el peligro, es difícil conseguir dinero en el país para ayudarlas a mantener a los cientos que necesitan un pasaje seguro, una casa segura, comida, refugio, conexiones a Internet, etc.

Están abrumados por las solicitudes de ayuda. A pesar de esto, hay quienes, como nuestros colegas de AIJA, han estado trabajando incansablemente, día y noche, para brindar el apoyo que pueden y estamos decididos a ayudarlos a lograrlo.

-¿Puede describir el trabajo que está haciendo la IFJ para ayudar a los periodistas sobre el terreno? ¿Ha recibido muchas solicitudes de evacuación?

-Hemos recibido cientos de solicitudes de ayuda, ya sea para la evacuación o para ayudar a quienes se han trasladado de una provincia de Afganistán a otra para escapar de las amenazas.

Estamos trabajando en varios niveles: ayudando a procesar y verificar cada solicitud de apoyo, reuniéndonos con gobiernos y otras personas que pueden ayudar a proporcionar un pasaje seguro y asilo para quienes huyen, trabajando con nuestros colegas en Pakistán para ayudar a los periodistas a obtener visas especiales y para poder sobrevivir una vez que lleguen a Pakistán, presionando a los gobiernos para que acepten a más de los que necesitan huir y ayudándolos a llevarlos al aeropuerto, recaudando fondos para ayudar a brindar asistencia humanitaria y solidaridad con los que están en tierra, desarrollando espacios seguros para que las personas quedarse, tener acceso a internet, conseguir comida y refugio. Muchas de nuestras afiliadas también están presionando y negociando directamente con los empleadores de los medios internacionales para que su personal esté a salvo.

-¿Cómo ve la evolución de la situación sobre el terreno para la prensa en los próximos días?

-Los próximos días son cruciales para el plan de evacuación: nadie sabe cuánto tiempo pueden permanecer las tropas estadounidenses en el aeropuerto y, una vez que se van, esa ruta está efectivamente cerrada para la mayoría.

Para los medios que continúan trabajando, hay discusiones con los talibanes para tratar de entender qué significan sus anuncios en términos de cómo pueden operar los periodistas: qué temas están prohibidos, qué imágenes pueden publicar, pueden trabajar las mujeres.

Otros que han huido comenzarán a establecer operaciones en el exilio, pero muchos de ellos necesitarán el apoyo de la comunidad internacional para ayudar a financiar medios más pequeños que les permitan continuar informando sobre lo que está sucediendo en Afganistán. Estamos presionando a donantes y gobiernos para que intenten obtener fondos que permitan que los medios sigan trabajando.

-¿Qué recomienda que hagan las entidades afiliadas a la IFJ y sus miembros para ayudar a los colegas afganos y garantizar su seguridad?

-Si alguien recibe solicitudes de asistencia, envíelas a la IFJ para que podamos coordinar los llamamientos a los gobiernos. Por favor, presione a sus propios gobiernos para pedirles que acepten brindar un refugio seguro para los periodistas y sus familias que se ven obligados a huir; esto incluye ayudarlos a subsistir mientras se encuentran en el país anfitrión. Es importante que no se limite solo a los periodistas que trabajaron para los medios de comunicación nacionales del país anfitrión, sino que esté abierto a todos los periodistas afganos.

Si los afiliados pueden ayudar a apoyar el fondo especial que hemos establecido, la respuesta ha sido asombrosa, pero se necesita mucho más. Pídale a su gobierno que done fondos.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: