Skip to main content

El uso del dinero electrónico avanza a ritmo sostenido en términos reales, y relega al movimiento de pesos billetes. Con un total de 1,29 billones de pesos en transacciones monetarias en octubre a través de los dispositivos móviles, fijos y uso de las tarjetas de débito bancario, ascendió al equivalente a 29,3% del PBI mensual, frente a un promedio de 19,7% del PBI desde el inicio de la serie en diciembre de 2016 del índice UDE Link.

Este indicador de la empresa Red Link se ubicó en un rango del 11% a 15% del PBI entre diciembre de 2016 y junio de 2019; se elevó a la zona de 17% a 20% del PBI desde entonces hasta marzo de 2020.

A partir de la pandemia del coronavirus, que llevó a decretar el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) y la suspensión de la atención presencial en el sistema bancario, y al influjo del desarrollo de aplicaciones móviles por parte de las entidades financieras, se observó un crecimiento más acelerado, hasta un máximo equivalente de 30% a 34% del PBI en la segunda mitad de 2020.

Esta cifra fue un reflejo de la adhesión rápida por parte de los clientes al observar su practicidad y seguridad, y aprovechar promociones de descuentos y reintegros en las operaciones de compra.

“Esta aceleración responde al proceso de aprendizaje en el uso de dinero electrónico, apps y billeteras electrónicas, tanto por parte del usuario como de los Bancos que mejoraron y optimizaron su oferta de servicios. Se destacaron las transferencias, los pagos y los débitos inmediatos. En este contexto, las operaciones de dinero electrónico se expandieron 5,6% en el mes”.
Jorge Colombatti, gerente comercial de Red Link.

A partir de la flexibilización del ASPO desde el inicio de 2021 se observa una desaceleración del movimiento de dinero electrónico en términos del PBI, pero se sostiene en la zona de 29% del producto bruto interno de cada mes, unos 10 puntos porcentuales por arriba del promedio histórico.

Se trata de un reflejo del impulso el uso de las billeteras y el comercio electrónicos, que también empujó las transacciones no monetarias por ese canal, como consulta de saldos y promociones, solicitud de préstamos y de los nuevos productos bancarios.

Crecimiento de usuario de dinero electrónico

Por octavo mes consecutivo, se mantuvo en octubre el crecimiento de la cantidad de usuarios de dinero electrónico, sumó casi 721 mil clientes, y elevó el total a 44,4 millones. Aumentó 1,7% en el mes y 16,2% en comparación con un año antes.

Un 40% de ese total se sumó desde la irrupción de la pandemia. Las aplicaciones crecieron en octubre 10% con respecto al mes anterior y acumularon en los primeros 10 meses un incremento de 8% en comparación con lo transaccionado en igual período del año previo.

En este contexto de crecimiento, el uso de las plataformas de banca digital creció un 5,6% en su totalidad luego de dos meses de caída por estacionalidad. En el mismo periodo de 2020, esta variable había crecido un 2%.

De nuevo sobresalió la expansión del uso de la billetera electrónica, con 18,9% en el mes; 414% respecto de un año antes y 471% en el cotejo del total de las transacciones en los primeros diez meses de 2021 con los de igual tramo del año previo, a partir de un récord de 5,4 millones de usuarios, con un promedio en octubre de 37 operaciones promedio por cliente.

Suba de extracciones sin uso de tarjetas

También continuó el crecimiento de las extracciones de dinero sin el uso de las tarjetas en los cajeros automáticos, a un ritmo promedio de 80.000 transacciones por mes, refleja la confianza de los clientes en el uso de esa opción.

Después de dos meses con baja de la cantidad de transacciones en el conjunto de los canales electrónicos, atribuible a la estacionalidad que registró esta operatoria en los últimos cuatro años, en octubre repuntó 8,6% respecto del total de septiembre: se registraron casi 679 millones de operaciones, a un ritmo promedio de poco más de 15 por usuario.

En el cotejo interanual persistió la continuidad de la senda expansiva a un ritmo de 18%, la cual llevó también el notable crecimiento acumulado de los primeros 10 meses a 21% respecto de igual período del año previo.

Durante octubre se observó un incremento del 1,4% en lo que respecta a tarjetas con uso, manteniendo la tendencia de crecimiento por octavo mes consecutivo, en contraste con el movimiento contractivo observado un año antes

El informe UDE Link, con datos de octubre, también arrojó las siguientes conclusiones relevantes:

El índice UDE Link registró en octubre una leve baja de 1,4% en el monto total de las transacciones ajustadas por inflación, en comparación con septiembre, pero se elevó 6,8% respecto del nivel que acusó un año antes, y se mantuvo por décimo mes consecutivo en la zona de 200 puntos con base en 2017 igual 100, casi el doble que el promedio registrado antes de la irrupción de la crisis sanitaria que provocó una apreciable caída de la concurrencia presencial a la sucursal bancaria más cercana al domicilio del cliente.

El total de usuarios de dinero a través de canales no presenciales reafirmó el ritmo de crecimiento de los meses anteriores, con la incorporación de casi 721.000 clientes bancarios, al récord de 44,4 millones, se elevó 1,7% en comparación con septiembre y 16,2% en un año, más de 15 veces superior a la tasa de crecimiento de la población económicamente activa.

El total de transacciones se expandió 8,6% en el mes, a 678,7 millones, y creció 18% en un año, y 21% en los primeros 10 meses de 2021 respecto de similar período del año precedente.

Octubre cerró con 1,4% más tarjetas con uso que en septiembre, manteniendo la tendencia de crecimiento por octavo mes consecutivo. También sobresalió en el último mes el incremento en 1,7% de los usuarios de cajeros automáticos, a 15,1 millones de clientes, y en 2,8% respecto de un año antes, mientras que virtualmente se estancó en el promedio de los primeros 10 meses respecto de igual tramo del año anterior.

En los primeros 10 meses 2021 se registró un incremento del 21,2% en el uso del dinero electrónico en términos reales, y declinó la utilización de los canales digitales, 2,1 por ciento.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: