Skip to main content

El puente Ciudad de la Paz, en el barrio porteño de Palermo, es una obra con una historia singular, porque fue construido originalmente sólo para tranvías.

Según informa en esta nota el sitio web Palermo Mío, el puente Ciudad de la Paz, llamado así por la calle que nace a pocos metros de esta obra, se habilitó en 1918 por una empresa de tranvías.

En 1963 dejaron de circular los tranvías en Buenos Aires y el puente Ciudad de la Paz fue cerrado. Unos años después, la Municipalidad porteña lo asfaltó y habilitó para el uso de automóviles.

De estructura de hierro de vigas remachadas apoyadas sobre partes de hormigón armado, el puente Ciudad de la Paz fue muy transitado hasta que se construyó el viaducto Carranza.

La avenida Santa Fe tenía un paso a nivel en su cruce con las vías del ferrocarril Mitre, que une la estación de Retiro con el norte y el noroeste del Gran Buenos Aires.

En las épocas de gloria del ferrocarril, hasta la década del 80, además de los servicios urbanos pasaban por ese cruce con Santa Fe varios trenes diarios entre Buenos Aires y las ciudades de Córdoba, Rosario y San Miguel de Tucumán.

Por lo tanto, las barreras de la avenida Santa Fe estaban bajas durante muchos minutos. Los colectivos no cruzaban el paso a nivel, porque se desviaban por las avenidas Dorrego y Luis María Campos.

Los automóviles evitaban las barreras por ese desvío de las avenidas o por el pequeño puente Ciudad de la Paz, de apenas dos carriles, uno por sentido.

Por los embotellamientos que hay a la mañana y la tarde en días hábiles en los alrededores del viaducto Carranza, muchos automovilistas usan a diario el puente Ciudad de la Paz para acortar camino entre Palermo y los barrios de Belgrano y Colegiales.

Una historia personal con el puente Ciudad de la Paz

Durante mi niñez y juventud iba con mi familia a almorzar los domingos a la casa de mi abuela armenia Lousaper, en el límite entre Belgrano y Palermo.

Cuando volvíamos a nuestro departamento en el barrio de Almagro, regresábamos en el automóvil por el puente Ciudad de la Paz. De niño nos divertíamos con el paso por la subida y bajada empinada.

En la década del 80 regresaba a Almagro desde la casa de mi entonces novia, quien vivía en Ciudad de la Paz y Palpa, a bordo de un taxi también por el puente de Ciudad de la Paz.

Una galería de fotografías

De la época del tranvía quedan algunos vestigios, como el empedrado que rodea a las rampas y la estructura metálica. Hay un paso peatonal al que se accede por escaleras empinadas y desde el cual se observa la estación Carranza.

El puente está surcado y rodeado de alambrados, para evitar piedrazos a los autos y a los trenes. En esos alambrados, algunas personas enamoradas dejan candados.

Fotografié el puente Ciudad de la Paz el 20 de enero de 2022 con un teléfono móvil Motorola Moto G31, que probé entre ese mes y febrero.

Este teléfono tiene una pantalla OLED Full HD+ de 6,4”, cuatro funciones en un sistema de triple cámara y batería de 5.000 mAh.

El sistema de triple cámara incluye un sensor principal de 50 MP, tecnología Quad Pixel, y un lente ultra gran angular de 118 grados.

Este último sensor avanzado ofrece dos perspectivas en una, por lo que es posible ajustar cuatro veces más en el encuadre en comparación con un objetivo estándar de 78º, o trabajar con la cámara principal para desenfocar automáticamente el fondo de las imágenes. También incluye una cámara Macro Vision.

A continuación, la galería de fotos del puente de la calle Ciudad de la Paz.


Si te gustó o sirvió algo que publiqué, te ofrezco dos alternativas para agradecer y permitir la continuidad de mi trabajo en Bahía César, haciendo clic sobre ellas:

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: