Skip to main content

La empresa informática argentina Finnegans cumplió 30 años y anunció un plan de inversión superior a un millón de dólares para su expansión regional.

La compañía también se plantea llegar a una distribución de más del 10% de sus ganancias a través del programa de bonos y beneficios a los empleados, y la aplicación del 1% del ingreso de la empresa para programas de impacto social.

Blas Briceño, director general ejecutivo y fundador de Finnegans, me explicó los planes de la compañía, que celebró sus tres décadas de vida con una reunión especial en el Planetario porteño.

«Finnegans nació en la época del diskette, y como un emprendimiento que por los primeros años fue unipersonal», recordó.

«Fuimos creciendo de a poco, porque la financiación fue siempre la reinversión de utilidades, desde ese momento a hoy hubo un incesante crecimiento, al principio más suave, hasta que hace cinco años nos pusimos en modo #restartUp, replanteándonos el propósito y las estrategias, y encontramos un marco de trabajo que nos permitió encontrar índices de crecimiento y evolución más vertiginosos. Hoy crecemos al 50% anual, y duplicamos en un par de años la cantidad de empleados», precisó.

Briceño destacó que «lo que siempre» mantuvo «es la misión de transformar la gestión de las organizaciones a través del desarrollo de herramientas digitales».

«Hoy la empresa ayuda a las organizaciones de Latinoamérica a transformarse, aprovechando la tecnología, para que de esa manera puedan crecer mejorando su gerenciamiento, su visión de negocios y la calidad de sus operaciones», señaló.

«Nos costó años –admitió– tener los primeros diez clientes, pero hoy sumamos decenas por mes, en toda la región. Fuimos siempre muy activos en la incorporación de tecnología y por eso hoy ya estamos en la cuarta generación de nuestro producto».

«Empezamos en DOS, pasamos a Windows y desarrollamos en web desde hace 12 años, en donde fuimos pioneros. Hoy, que la empresa cumple 30 años, queremos seguir creciendo y ser cada vez mejores. Mejores en cuanto a los productos que nuestros clientes eligen para digitalizarse, y también en las experiencias de trabajo que viven nuestro equipo y nuestros usuarios en el proceso», afirmó.

«Empecé la empresa solo –recordó–, sin equipo ni capital, con una idea clara de lo que quería, con la convicción de que podía llegar a crecer con buenas ideas y prácticas tecnológicas. Hasta los 25 años llegamos con poco menos de 100 personas, y desde que iniciamos nuestro modo #restartup aceleramos el crecimiento, y hoy somos alrededor de 250 finnencers».

«Nacimos en el 92, cuando aparecían los primeros jugadores del sector y empezaba a extenderse el servicio. Fuimos de los primeros y nos mantuvimos como pioneros de tecnología en nuestro ERP», recordó.

«Nuestro foco de innovación en Finnegans siempre estuvo volcado a la incorporación y desarrollo de nuevas tecnologías digitales. Siempre nos gustó lo nuevo, y de hecho tuvimos hitos muy significativos: fuimos en 1996 el primer ERP de Argentina en Windows, y nuevamente los primeros en tener una plataforma full web, en el año 2008, aunque los primeros clientes orgánicos se sumaron desde el año 2011. Hay algo que siempre estuvo en el ADN de Finnegans que es la vocación de asumir cambios», sostuvo Briceño.

Puedes leer más sobre este tema en la nota propia que publiqué en iProfesional aquí.


Si te gustó o sirvió algo que publiqué, te ofrezco dos alternativas para agradecer y permitir la continuidad de mi trabajo en Bahía César, haciendo clic sobre ellas:

Un regalo para los lectores de Bahía César

También te obsequio 100 Unicoins. Solo debes hacer clic sobre la siguiente imagen. Más información sobre este regalo aquí.

Unicoin

 

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: