Skip to main content

El Mariano Acosta, la escuela porteña donde cursé por completo la primaria y la secundaria, celebrará el 15 de junio sus 150 años de vida, con una actividad especial que reunirá a alumnos, docentes y a la comunidad educativa.

La Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas N° 2 Mariano Acosta, tal su nombre completo oficial vigente, se encuentra en la esquina de General Urquiza y Moreno, en el barrio porteño de Once (Balvanera) donde se celebrará el siglo y medio de vida.

Te comparto a continuación parte de la rica historia de mi escuela, aunque sin menciones personales, que reservé para notas futuras en este sitio, salvo la siguiente: el Mariano Acosta, donde estudié entre 1970 y 1982, fue clave para mi vocación por el periodismo, como te conté en esta nota.

Entre los párrafos van intercalados videos que encontré en YouTube sobre la historia del Mariano Acosta y parte de la comunidad educativa actual.

La historia del Mariano Acosta

El colegio, que en mi época de estudiante era conocido como la Escuela Normal número 2 de Profesores «Mariano Acosta», fue fundado el 16 de junio de 1874.

Soy un egresado orgulloso de esta escuela que hoy sigue siendo un espacio que propicia la educación, la excelencia, la diversidad, la solidaridad y la acción política.

Como resultado de la política educativa del expresidente Domingo Faustino Sarmiento, comenzaron a fundarse en el país una seria de escuelas de carácter normal, es decir, escuelas formadoras de maestros que tenían a su cargo la formación pedagógica de futuros docentes basada en un amplio conjunto de saberes sobre la enseñanza e iniciación en la ciencia moderna.

El gobernador bonaerense Mariano Acosta envió en 1874 un proyecto a la Legislatura provincial que aprobó la creación de un establecimiento educativo en la ciudad de Buenos Aires, el cual comenzó a funcionar el 9 de julio de 1874.

Se designó como primer director de la escuela a Adolfo Van Gelderen, un destacado pedagogo holandés que se radico en Buenos Aires, y desde la dirección del Mariano Acosta, produjo una serie de innovaciones en la educación de la época.

Por ejemplo, desarrolló la redacción de reglamentos para uniformizar la enseñanza, que fueron aprobados por la Presidencia de la Nación para ser aplicados en todas las escuelas normales.

Desde su obra «Lecciones de pedagogía», Van Gelderen señaló la búsqueda de un método para aplicar a la enseñanza. El aporte de este educador planteó las bases sólidas sobre las que creció la escuela Mariano Acosta, que después incorporó la carrera de profesorado, y pasó a denominarse Escuela Normal de Profesores.

El incesante crecimiento de la escuela planteó la necesidad de buscar un nuevo edificio que destacara la importancia que los gobiernos de fines del siglo XIX daban a la educación pública.

Para ello, se contrató a un arquitecto italiano prestigioso, Francisco Tamburini, quien intervino en la construcción de edificios emblemáticos de Buenos Aires, como el Teatro Colón.

Este edificio se erigió en un terreno en Urquiza y Moreno, y comenzó a funcionar en 1880. Hacia 1913 se amplía la oferta educativa con la carrera de profesorado secundario, orientado a la formación de docentes de nivel medio.

Cuando la escuela celebró su medio siglo de vida, se estrenó su himno, al que se le adiciona la música del maestro Felipe Boero, un eximio compositor de música clásica y operas, entre otras obras.

En el año 1977, cuando yo cursaba el primer año del ciclo secundario en sus aulas, se declaró al edificio de la escuela como «objeto de preservación» dado el carácter histórico y su importancia arquitectónica.

Una iniciativa solidaria del Mariano Acosta con casi medio siglo de vida

Desde el 1979 y como parte de las acciones solidarias que se llevan a cabo en la escuela, se realiza un proyecto mediante el cual se apadrina a una escuela de frontera, ubicada en la provincia de San Juan, en el departamento de Jáchal, al cual se denomina Proyecto Maliman.

Aunque el proyecto nació por iniciativa de la última dictadura cívico-militar en el contexto del conflicto limítrofe con Chile que estuvo en 1979 cerca de desembocar en una guerra, mantiene su espíritu solidario.

Consiste en que, durante el año lectivo, los alumnos de tercer y cuarto año del nivel secundario efectúan diversas acciones para conseguir alimentos, útiles, ropa, muebles, y todo lo que se pueda llevar a una comunidad que carece de todo tipo de recursos.

Uno de los insumos más importantes para ésta comunidad es el agua, de la que carecen por estar en un área desértica. En esta tarea, los estudiantes, que viajan hacia las localidades de Jáchal, Huaco y Maliman, en San Juan, cada año, se ponen en contacto con una realidad diferente a la urbana de Buenos Aires, y fomenta un sentimiento de solidaridad y amistad entre los jóvenes.

El Mariano Acosta, semillero de políticos, artistas y científicos

Desde sus orígenes, la escuela fue exclusivamente integrada por alumnos varones, pero en 1987, cinco años después que finalicé el ciclo secundario, se logró por acción de los propios estudiantes, el ingreso mixto en sus dos niveles y turnos.

El prestigio de esta escuela se debe, entre otras razones, a la cantidad de personalidades de la política, el arte, la ciencia, la cultura que pasaron por sus aulas. Por ejemplo:

  • El presidente Marcelo Torcuato de Alvear.
  • El vicepresidente Carlos Álvarez.
  • El ministro de la Corte Suprema de Justicia Augusto Belluscio (el más prestigioso que tuvo el máximo tribunal desde 1983 a la fecha).
  • José Luis Romero, rector de la Universidad de Buenos Aires.
  • Manuel Sadosky, padre de la informática argentina (un servidor ganó dos premios inspirados en su legado).
  • Los pedagogos Pablo Pizzurno y Alfredo Van Gelderen.
  • Los escritores Julio Cortázar y Leopoldo Marechal.
  • Los compositores Enrique Santos Discépolo y el mencionado Boero.
  • Los artistas plásticos Pio Collivadino y Lino Palacio.
  • El sociólogo Juan José Sebreli.
  • El actor Ricardo Darín.
  • Los cantantes Vicentico (Gabriel Fernández Capello, compañero mío en el ciclo secundario) y Wos.

La celebración de los 150 años del Mariano Acosta

Te comparto a continuación las actividades de celebración por los 150 años del Mariano Acosta:


Si te gustó o sirvió algo que publiqué, te ofrezco dos alternativas para agradecer y permitir la continuidad de mi trabajo en Bahía César, haciendo clic sobre ellas:


Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Bahía César y recibir avisos de nuevas notas.

 

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano. Elegido por Social Geek como uno de los "15 editores de tecnología más influyentes en América latina".

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: