Las mujeres olvidadas en la historia de la iglesia: Katherine Zell

La reforma protestante es conocida por repudiar la idea medieval católica romana que la virginidad era espiritualmente superior al matrimonio y a la familia. Esto fue positivo para las mujeres porque los roles básicos a los que las confinaron en gran medida ya no fueron considerados viles y pocos honorables.

Sin embargo, la fuerte postura de la Reforma contra la vida monástica, y el cierre de conventos, clausurando para las mujeres protestantes, cierra lo que había sido una opción principal para el ministerio de la mujer.

Una mujer de espiritualidad e inteligencia excepcionales ya no podía sobresalir por sí misma a través del sistema monástico, tal como ocurrió con Hildegarda de Bingen.

Sin embargo, las mujeres protestantes todavía encuentran formas de eludir las restricciones impuestas sobre ellas por las enseñanzas protestantes.

Una de esas formas de eludir las restricciones consistió en la de casarse con un líder protestante, y así fue como Katherine Zell (1497-1562) encontró un lugar para su ministerio.

No he podido encontrar ninguna información acerca de los primeros años de vida de Katherine Zell: dónde nació, quiénes fueron sus padres, o cualquier otro detalle.

En este sentido los prejuicios de la Reforma contra las mujeres en el ministerio puede jugar un papel significativo, ya que mientras la investigación católica romana y la documentación de las vidas completas de sus santos parece igualmente cuidadosos tanto de hombres como de mujeres, una mujer en los comienzos de la Reforma tal como Zell parece haber sido de interés para los historiadores protestantes sólo después de su matrimonio con el predicador luterano (y ex sacerdote católico) Mateo Zell.

La única información que pude encontrar acerca de la vida temprana de Katherine Zell proviene de sus propios labios:

“Desde que tenía 10 años he sido una estudiante y una especie de mujer de iglesia, muy dado a asistir a los sermones. Me encantaba y frecuentaba la compañía de los sabios, y conversé mucho con ellos, no sobre bailes, mascaradas, y otros mundanos placeres, pero sobre el Reino de Dios”.

Mateo Zell finalmente fue excomulgado de la Iglesia Católica por casarse, pero Katherine defendió su matrimonio señalando que los sacerdotes católicos de la época eran conocidos por sus amantes y sus seducciones, y que el matrimonio con un sacerdote era el ministerio de una mujer que “levantaba de la degradación moral al clero”.

Mateo Zell ciertamente parecía considerar a su esposa como su socia y compañera en el ministerio: Como la misma Katherine dijo:

“Mi marido y yo nunca hemos tenido 15 minutos desagradables No podríamos tener mayor honor que morir desechados entre los hombres y crucificados sobre dos cruces y aún allí tendríamos palabras de consuelo de uno para con el otro”.

El ministerio principal de Katherine fue el acoger a los refugiados protestantes y ministros itinerantes. Según el historiador de la iglesia Philip Shaff en su “Historia de la Iglesia Cristiana”, los ministros de la Reforma informaron que “ella dialogó con ellos sobre la teología de manera inteligente que la clasifican por encima de muchos doctores”.

Para los opositores que insistían en que ella debía guardar silencio, ella dijo:

“Me recuerdas que el apóstol Pablo le dijo a las mujeres el permanecer en silencio en la iglesia Pero les recuerdo la palabra de este mismo Apóstol que afirmó que en Cristo ya no hay varón ni mujer, y la profecía de Joel: ‘Yo derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán'».

Ella añadió, con un toque de sarcasmo,

«No pretendo ser Juan el Bautista reprendiendo a los fariseos. No pretendo ser Nathan recriminando a David. Aspiro sólo a ser el trasero de Balaam, castigando a su amo”.

Katherine también estaba profundamente involucrada en el ministerio con los pobres, y escribió muchos himnos, que se publicaron en forma de folleto específicamente para la gente común de Alemania.

Pero quizás su contribución más sorprendente era su bondad y la inclusión hacia los cristianos que diferían de su propio grupo en doctrinas consideradas no esenciales– una posición que no era sólo de vanguardia en su tiempo, sino que recibió rechazo tanto de los protestantes y de los católicos por igual.

Para su mayor crítico, el ministro luterano Ludwig Rabus, ella escribió,

“Considere a los pobres anabaptistas, que son tan furiosa y ferozmente perseguidos. ¿Deben las autoridades de todo el mundo ser incitada en contra de ellos, como el cazador conduce a su perro en contra los animales salvajes? Contra aquellos que reconocen a Cristo como el Señor, en gran medida de la misma manera que lo hacemos nosotros y junto a quienes rompimos con el papado? El hecho de que no pueden estar de acuerdo con nosotros en temas menores, ¿es esta una razón para perseguirles y en ellos a Cristo, en quien fervientemente creen y que a menudo le han confesado ya sea en la miseria, en la cárcel, y bajo los tormentos del fuego y el agua?

Los gobiernos pueden castigar a los criminales, pero no deberían obligar o gobernar con relación a las creencia que es una cuestión del corazón y de la conciencia y que no tiene nada que ver con las autoridades temporales”.

Katherine también declaró enfáticamente que:

“Cualquier persona que reconoce a Cristo como el verdadero Hijo de Dios y el único Salvador de la humanidad es bienvenido en mi mesa.”

Al final de su vida Katherine mostró su compromiso con esta posición mediante la realización de un funeral en secreto para una mujer que era discípula de la secta “radical” de los seguidores de Kaspar Scwenkenfeld, a pesar de que ella ya era anciana y estaba gravemente enferma.

El ayuntamiento de la ciudad anunció que ella sería reprendida públicamente por este funeral tan pronto como se recupere de su enfermedad. Ella no se recuperó y murió a la edad de 65 años.

Se ha señalado no hace mucho tiempo que la oposición a mujeres como Zell fue en gran parte debido a su género, no a sus enseñanzas, y que si un miembro del clero masculino presentaba una enseñanza similar basado en los mismos textos, su enseñanza podía ser aceptado, mientras que la suya fue rechazada.

No puedo evitar preguntarme cómo la historia de la Reforma podría haber sido diferente si los líderes masculinos de la Reforma hubieran estado dispuestos a conceder a las ideas de Katherine Zell sobre la tolerancia y la libertad de conciencia, el mismo peso le dieron a las de los varones. Tal vez las sangrientas persecuciones de los anabaptistas y otros grupos minoritarios podrían haberse reducido o incluso detenido.

Quizás el sentimiento “En lo esencial, unidad; en lo no esencial, libertad; en todas las cosas, caridad”, que fue acuñado por el luterano protestante Rupertus Meldenius 100 años después de la muerte de Katherine, podría haber llegado a ser mucho más rápido un ideal protestante.
Me parece claro que cuando la iglesia de Cristo en su conjunto, o cuando algunos grupos dentro de su iglesia, se niegan a escuchar las voces de sus mujeres, la sabiduría de Dios puede ser la sabiduría perdida– que podría haber ahorrado mucho dolor y daño.

Permitamos que la vida y las enseñanzas de Katherine Zell nos hablen incluso ahora, y nos recuerdan las voces que necesitan ser escuchadas.

Lisandro Orlov

El autor es pastor luterano en la Argentina, y coordina la Pastoral de VIH SIDA.

Fuente: agencia ALC.

Un comentario sobre “Las mujeres olvidadas en la historia de la iglesia: Katherine Zell”

  1. Pablo R. Bedrossian – San Pedro Sula, Honduras – Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores. Formación Profesional: * Médico Especialista en Cardiología * Máster en Administración y Marketing Estratégico * Máster en Dirección de Empresas (MBA)
    Pablo R. Bedrossian dice:

    Extraordinaria nota que compartiré en Facebook. Gracias a Lisandro Orlov por esta magnífica reseña y a Céser Dergarabedián por compartirla.

Deja un comentario