«Las compañías que no comprendan que deben estar siempre disponibles, van a morir»

Imagina que los principales equipos y servidores informáticos de la organización donde trabajas (una empresa, una oficina de gobierno, una esecuela o universidad) en el sótano de su edificio quedan inundados por una lluvia como, por ejemplo, la que obligó el 12 de noviembre a suspender el partido de fútbol entre la Argentina y Brasil en Buenos Aires.

Esa inundación destruye los respaldos físicos de la totalidad de la información de esa organización: archivos, documentación, procesos, registros, datos, etc, que se encuentran en esos equipos, como el de la fotografía que ilustra esta nota, tomada del catálogo multimedia Wikimedia.

Este desastre no se registraría si la organización utiliza las nuevas tecnologías en el campo de la virtualización, que se desarrollaron para guardar todos esos datos en algún lugar en el espacio virtual, y para reducir el tiempo de recuperación para que los registros y procesos de días enteros estén de nuevo disponibles en menos de una hora.

Una de las condiciones que deben asumir las organizaciones para mantener hoy su entorno es la necesidad de funcionar 24 horas por siete días a la semana.

Así lo demandan los clientes, que quieren tener acceso constante a sus datos y aplicaciones, sin que haya tolerancia a la inactividad.

Este es el escenario que se describió en varias ocasiones durante el encuentro VeeamON 2015 que la empresa suiza Veeam Software, especializada en soluciones de recuperación de datos y «backup» para entornos virtualizados realizó en la última semana de octubre en la ciudad estadounidense de Las Vegas, ante unos 1.800 asistentes y más de 100 periodistas, entre ellos este servidor.

Junto a un par de colegas argentinos entrevisté al director general ejecutivo de esta compañía, Ratmir Timashev, quien, entre otras cosas, afirmó la frase con la que titulo esta nota: «Las compañías que no comprendan que deben estar siempre disponibles, van a morir».

Esa advertencia resume el desafío al que se enfrentan las organizaciones en estos tiempos donde la necesidad de evitar catástrofes informáticas se torna vital.

Puedes leer más sobre estos temas en esta nota que publiqué en iProfesional.

Deja un comentario