¿Cómo es el ecosistema de la impresión 3D en la Argentina?

Con el objetivo de identificar los actores vinculados a la tecnología de manufactura aditiva, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) presentó un mapa digital con información del sector de la impresión 3D.

La herramienta está disponible aquí en un archivo en formato PDF y permite localizar tanto a prestadores de servicios como a proveedores de equipos e insumos y establecimientos educativos de todo el país.

Las tecnologías de impresión 3D permiten obtener piezas personalizadas sin la necesidad de construir un molde y materializar tanto objetos de morfología compleja como de baja escala.

El mapa surge de un relevamiento realizado por el Centro de Investigación y Desarrollo en Diseño Industrial del INTI con el objetivo de identificar diferentes actores nacionales vinculados con las tecnologías de impresión 3D.

La decisión de realizar el mapa responde a «la convicción de que para potenciar el sector en la Argentina resulta clave conocerlo y además es el primer paso para generar tanto redes de contacto como sinergia entre todas las acciones que se llevan adelante», informó el INTI en un comunicado que me envió.

Las tecnologías de manufactura digital permiten materializar objetos a partir de archivos digitales.

Además optimizan el proceso de diseño, hacen posible una mayor cantidad de validaciones y el adelanto del lanzamiento del producto al mercado.

En el ecosistema local crece de manera exponencial la utilización de este tipo de tecnología que involucra personas, empresas e instituciones.

Según la última edición del mapa de I3D se relevaron 125 actores, de los cuales 69 son prestadores de servicios de tecnologías de I3D y 27 proveedores de equipos e insumos; a lo que se suman 29 establecimientos educativos dedicados al tema.

El conjunto tiene una presencia territorial en Buenos Aires y en 10 provincias: Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Río Negro, Santa Fe, San Juan, Tucumán y Tierra del Fuego.

El mapa se actualiza periódicamente y es una construcción colaborativa entre los actores, quienes van sumando sus aptitudes a la propuesta.

“Uno de los colaboradores fue Reprappers de la Argentina, que aportó datos del sector”, afirmaron desde el INTI.

El instituto realiza un relevamiento para determinar cuáles son las empresas que más necesitan impresión 3D y qué tecnologías existen a nivel nacional e internacional, y este trabajo sirvió para diseñar el Laboratorio de Materialización.

Esta área cuenta con un equipo de prototipado rápido que imprime con una precisión única en este tipo en el país; y brinda asesoramiento para aquellos que necesitan desarrollar un equipamiento, armar un laboratorio o verificar el desarrollo de productos.

Raquel Ariza, directora del Centro de Investigación y Desarrollo en Diseño Industrial, sostuvo que “para la utilización de este tipo de tecnología lo que se requiere es tener un pensamiento proyectual de diseño para poder utilizarla con un sentido de innovación”.

Esta tecnología propone escenarios complejos e impacta en campos como salud, alimentación, construcción, industria y educación.

La personalización, la mayor versatilidad, la reducción en los tiempos requeridos entre diseño y producción exige repensar los modos tradicionales de manufactura y obligan a actualizar procesos para generar un impacto directo en la calidad de vida de las personas.

Realizar un mapa de impresión 3D –en permanente actualización- implica el estudio de los insumos de materiales, desarrollo de capacidades, recursos digitales y experiencias del usuario.

Todo este análisis permite promover la utilización de nuevas tecnología e impulsar la innovación y el desarrollo de productos en todo el sistema productivo nacional.

Deja un comentario