Fuentes del World Trade Center: remanso para un recuerdo doloroso


El Memorial Nacional del 11 de Septiembre es un homenaje de recuerdo y honor a las casi 3.000 personas que murieron en los ataques terroristas de ese día en 2001 en el World Trade Center (WTC) de la ciudad estadounidense de New York, así como a las seis personas que murieron en el atentado contra el mismo lugar en febrero de 1993.

Es uno de mis lugares preferidos cuando visito New York, porque representa un un remanso en medio de la vorágine de la Gran Manzana, que permite recordar a quienes ya no están entre nosotros.

En 2003 se abrió un concurso internacional para el diseño de un monumento nacional que recordara y honrara a las personas que murieron en los ataques terroristas.

El arquitecto Michael Arad y el arquitecto paisajista Peter Walker crearon el diseño del Memorial seleccionado en un concurso de diseño global que incluyó a más de 5.200 presentaciones de 63 países.

El 13 de marzo de 2006, los trabajadores de la construcción llegaron al sitio del WTC para empezar a trabajar en el nuevo proyecto.

El 12 de septiembre de 2011, un día después del décimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre, el monumento se abrió al público.

El Memorial, el parque y el museo se encuentran en el sitio del antiguo complejo del World Trade Center.

El Memorial Park descansa sobre la estructura del techo del monumento y museo subterráneo, que desciende 21,34 metros por debajo del nivel de la plaza.

La plaza memorial está diseñada para ser un espacio de mediación, pertenece tanto a la ciudad como al monumento.

Situada a pie de calle para permitir su integración con la ciudad; la plaza fomenta el uso de este espacio por los neoyorquinos a diario.

Los motivos conmemorativos no están aislados del resto de la ciudad, son una parte viva de ella.

El siguiente extracto pertenece a la declaración realizada por los arquitectos Arad y Walker:

“… Este monumento propone un espacio que resuena con los sentimientos de pérdida y ausencia que se generaron por la destrucción del World Trade Center y la pérdida de miles de vidas el 11 de septiembre de 2001 y el 26 de febrero de 1993. Se encuentra en un campo de árboles que está interrumpido por dos grandes huecos que contienen piscinas empotradas. Las piscinas se establecen dentro de las huellas de las Torres Gemelas. Una cascada de agua que describe el perímetro de cada cuadrado alimenta las piscinas con un flujo continuo. Son grandes espacios vacíos, abiertos que recuerdan visiblemente la ausencia…”

El proyecto fue presentado con el nombre de “Reflejando ausencia”.

El siguiente extracto es de enero de 2004 sobre la elección del diseño Memorial realizada por el jurado:

“… En su poderoso pero simple articulación de las huellas de las Torres Gemelas, ‘Reflejando ausencia’ ha hecho de los vacíos dejados por la destrucción los símbolos principales de nuestra pérdida. Al permitir que la ausencia hable por sí misma, los diseñadores han hecho que el poder de estas huellas vacías sean el monumento. En su esencia, este monumento está anclado profundamente en acontecimientos reales, para conmemorarlos y conectarnos con la destrucción de las torres, y más importante, con todas las vidas perdidas en ese día…”

El proyecto tiene la certificación LEED Oro como “construcción verde” otorgado por el Council de Estados Unidos para el programa de construcción del nuevo edificio, en relación a su diseño y construcción sustentable.

Los dos espejos gemelos de agua, tienen una superficie de 4046.85 metros cada uno.

Se asientan en las huellas que dejaron las Torres Gemelas, sus laterales crean unas de las mayores cascadas artificiales de América del Norte.

Cada cascada tiene una caída de 9,14 metros en un recipiente cuadrado, 60.96×60.96 metros.

Hay otro más pequeño en el centro que repite la misma caída hacia el interior de la tierra.

Los nombres de todas las personas que murieron en los atentados de 2001 y 1993 están escritos en los paneles de bronce que ribetean las piscinas Memorial.

Se trata de un poderoso recordatorio de la mayor pérdida de vidas como resultado de un ataque extranjero en suelo estadounidense y la mayor pérdida de personal de rescate en la historia norteamericana.

En su construcción se utilizaron 8.151 toneladas de acero y aproximadamente 38.000m3 de hormigón.

Las fuentes bombean 196.560 litros de agua reciclada por minuto mediante 10 grandes bombas.

Tomé las fotografías que ilustran esta nota el 8 de octubre de 2017 con una cámara Canon EOS 1300D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.