¿Sirve plantar un árbol para salvar el planeta?


A partir del estudio del impacto de la implantación de especies exóticas en la Patagonia, la investigadora californiana Amy Austin disertó en Buenos Aires sobre las inconsistencias de la reforestación como mecanismo de captura y almacenamiento de carbono para mitigar el cambio climático.

¿Plantar un árbol es salvar el planeta? La respuesta a la cuestión, en apariencia sencilla, que planteó Amy Austin en la apertura del “coloquio de los viernes” de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se pronunciaría más tarde, al cabo de su exposición, pero a priori, buena parte del auditorio estaba dispuesto a manifestar su acuerdo.

Desde luego, la idea suena bien. Habría que plantar, entonces, muchos árboles, millones. ¿Pero cuáles? ¿Y dónde? ¿Es realmente la solución más adecuada para mitigar el cambio climático?

Austin estudia el impacto de la forestación con pinos exóticos en la Patagonia, investigación por la que fue galardonada con el premio “L’Oreal Unesco a las mujeres en la ciencia”.

Hija de un trabajador de la agencia aeroespacial estadounidense (NASA), hace poco más de veinte años, se doctoró en ciencias biológicas en la Universidad de Stanford, y una beca de la National Sciencie Foundation la llevó al sur del continente americano, donde se quedó.

Trabaja como profesora de la cátedra de ecología de la Facultad de Agronomía de la UBA e investigadora principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en el Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas vinculadas a la Agricultura (IFEVA).

Su trabajo ha permitido comprender mejor las transformaciones en los ecosistemas terrestres de regiones naturales modificados por el hombre.

Austin compartió en el Aula Magna del Pabellón 1 de la Ciudad Universitaria algunas de las incómodas conclusiones a las que ha llegado.

La investigadora parte de una verdad incontrastable, que muchos poderes fácticos (ella los llama “bullies”, maltratadores) insisten en negar.

Se trata de la responsabilidad humana por el calentamiento global, el inequívoco incremento de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero en el último medio siglo y el ascenso de la temperatura media anual asociada a estos disturbios en el ciclo del carbono, debido a la quema de combustibles fósiles, los cambios en el uso de la tierra y el desmonte de bosques nativos.

Los ecosistemas terrestres y acuáticos, en cuanto sumideros naturales de carbono, “nos salvan” de la mitad de ese desequilibrio.

“Y el máximo potencial para rebalancear esto, para revertirlo o mitigarlo −explicó Austin−, lo tienen las plantas, los bosques”.

En ese balance global, entre lo que entra y lo que sale de la “caja de ahorro del carbono”, los bosques maduros son, por fotosíntesis, las herramientas naturales más eficaces para “secuestrar” carbono, y en consecuencia, la reforestación masiva con especies de crecimiento rápido apareció entonces como la gran solución para su captura y almacenamiento, disminuyendo la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera.

“Te hace sentir bien plantar un árbol. Es una respuesta muy atractiva, tiene una gran aceptación pública. Combatimos el cambio climático y, además, no tendríamos que hacer nada con las emisiones. Pero, ¿realmente funciona?”, cuestionó Austin.

Su investigación se centrá en la Patagonia, en una ancha franja sobre el paralelo 42, límite entre las provincias de Río Negro y Chubut, que presenta de este a oeste amplios gradientes de temperatura y precipitaciones, con una gran diversidad en términos de vegetación que va desde los arbustos enanos de la estepa hasta los grandes bosques de Nothofagus (lengas, ñires, coihues) al pie de la cordillera de los Andes.

Entre 1974 y 1978, gracias a ventajas impositivas para la producción de celulosa, se plantaron en la Patagonia 70 mil hectáreas de coníferas, casi el 95% de una sola especie de pino, Pinus ponderosa (en la fotografía superior), una suerte de “súper planta”, dijo la investigadora, capaz de adaptarse a condiciones extremas con características relativamente constantes.

En esas plantaciones sin un manejo sustentable, Austin y su equipo vieron una oportunidad: podían medir el impacto en el ciclo de carbono de los diferentes ecosistemas a lo largo de ese paralelo, los más áridos y los más húmedos, los más fríos y los más templados, contrastando aquellos que conservan la vegetación nativa con los que fueron reforestados.

La respuesta a la pregunta inicial es negativa: no siempre es bueno plantar un árbol o, por lo menos, no cualquier árbol en cualquier lugar.

Por lo pronto, hay consecuencias en el propio ecosistema, como una fuerte reducción de especies de artrópodos en el suelo: el caso testigo es la desaparición de las hormigas en muchas regiones reforestadas de la Patagonia.

La pesquisa de Austin es múltiple. Registra, en los bosques exóticos, un aumento de la biomasa en los troncos pero no en la producción foliar.

También un incremento de los detritus, pero con un material de hojarasca (básicamente pinocha, con mucha lignina pero escasa presencia de otros agentes microbianos) que produce un bajo impacto de la descomposición biótica y menor acumulación en el suelo.

La investigadora detectó que el rol del sol, importante en la fotodegradación de la materia orgánica en los suelos de climas áridos, pierde efecto en las zonas de estepa reforestadas con especies de mayor densidad.

“¿Estamos secuestrando carbono? Sí, pero debemos preguntarnos cuánto, dónde y a qué precio”, alertó Austin.

La captura y almacenamiento se da sobre todo en los troncos de una especie, el pino, cuyo destino final es la tala, la producción maderera, cuando no -como se ha visto este año en la Amazonía-, los incendios, que devuelven aún más dióxido de carbono a la atmósfera.

Ese secuestro, además, no se produce significativamente en los suelos.

Por otra parte, la prodigiosa reducción de la huella de carbono que generan los bosques maduros, que crecen más lento pero ya existen, corre riesgo de perderse ante su peligroso reemplazo por bosques exóticos.

“En síntesis, estamos alterando el funcionamiento de ecosistemas naturales, sacrificando su biodiversidad, y aunque parece una linda idea, plantar árboles para salvar el planeta –concluyó Austin−, no hay evidencia real de sus beneficios, es insuficiente como paliativo, y nos distrae de lo realmente importante: enfocarnos en bajar las emisiones que generan las actividades humanas”.

Pablo Taranto

Agencia NexCiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.