Esperé que te detuvieras


Nota de R.: el siguiente texto se inspira en el evangelio de Lucas 17.11-19.

¡No sabes cuántas veces,
cuántas veces,
esperé que te detuvieras,
que tu religión me abrazara,
que tus credos me incluyeran,
que tu dios te impulsara a acercarte,
que me dijeras que en tus templos
encontraría refugio, abrigo, sanidad.
Esperé, al menos, una pizca de compasión,
un vaso de agua, una hogaza de pan,
una manta para el frío
o una palabra que me hiciese sentir
ser humano, persona.

Ni tus leyes
ni tu justicia,
ni tu gobierno,
ni tus hospitales,
abren espacios
para las gentes sufridas,
para las gentes expulsadas
de toda dignidad,
para las gentes
expuestas al desprecio,
a la burla,
al olvido,
a la muerte.

Pero, ¿qué te importará a ti?
Tú tienes tu vida y sigues tu camino
como si mi vida rota,
mi cuerpo lastimado,
mis dolores viejos
y mis angustias nuevas,
fueran demasiado para ti.

Y fue al postrer grito,
el de la desesperación absoluta,
que Aquel caminante se detuvo
para revelar el poder de la gracia,
escandalosamente tierna,
misteriosamente salvadora,
amorosamente liberadora.

Y no le quedó a tu religión y a tus leyes
sino certificar el poder sanador
de un gesto de compasión.

¡Eterna gratitud
a quienes no siguen de largo
ante los gritos desgarradores
del sufrimiento humano!

Gerardo Carlos C. Oberman

Fuente: Perfil del autor en Facebook.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.