«Sexting»: ¿A qué nos exponemos?

El aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO) para ralentizar la propagación de la pandemia del coronavirus alentó el aumento de las prácticas de sexualidad a través de medios digitales.

Argentina Cibersegura, asociación civil que integro como vocero y cuyo objetivo es concientizar a la comunidad sobre el uso seguro de Internet y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), analizó este fenómeno y compartió información útil para los usuarios que lo practiquen.

El «sexting» es el envío voluntario de fotos, videos, audios y mensajes, de carácter erótico, sensual y sexual, a través de cualquier medio tecnológico.

Hoy, a causa del distanciamiento social, adolescentes, jóvenes y adultos recurren a la práctica del sexting como continuidad de una práctica anterior o como una manera nueva de sexualidad. Por tanto, pueden estar expuestos a los riesgos.

Para quienes deseen realizar esta experiencia, Argentina Cibersegura propone responderse tres preguntas esenciales antes de avanzar:

  • ¿Estoy seguro/a que es mi decisión o me siento obligado o extorsionado a hacerlo? Si no se está seguro no se debería hacer. Si se tienen dudas, se recomienda esperar, reflexionar y pensarlo de forma tranquila, el sexting es una decisión personal. De sentir extorsión o amenaza, es importante que este problema tiene un nombre y es, «sextorsión», y se puede denunciar.
  • ¿Es esa persona de mi absoluta confianza? Una vez presionado el botón «enviar» se debe ser consciente que se pierde el control y se estará exponiendo la propia privacidad e intimidad, hoy y para siempre. Analizar si esa persona que ahora es de tu confianza, lo será por un largo tiempo.
  • ¿Cuáles son los riesgos a los que me expongo? Esa foto o video, quedará en poder de esa persona, y puede suceder que, por descuido (por ejemplo, pérdida o robo de su teléfono móvil, tableta o computadora) o por intención manifiesta, se pueda llegar a mostrar, compartir y viralizar sin consentimiento.

En el caso de avanzar con esta práctica es importante tener en cuenta los siguientes cuidados para minimizar los riesgos:

  • Conversar y pactar con anterioridad que ese material no se mostrará, ni reenviará y que se borrará.
  • Tener los dispositivos protegidos con un pin o patrón de desbloqueo, la memoria interna cifrada, una herramienta de seguridad instalada y actualizada. Además, utilizar siempre contraseñas fuertes y doble factor de autenticación.
  • Utilizar aquellas plataformas donde se autoeliminen los mensajes, aplicaciones con cifrado en ambos extremos y aquellas que permitan detectar cuándo se realiza una captura de pantalla.
  • Evitar enviar imágenes con aquellas partes del cuerpo que podrían identificarte, como tatuajes, lunares, cicatrices, y prestar atención al ambiente expuesto, como muebles, cuadros, espejos, etc.

Es importante tener en consideración que esta práctica se podría transformar en «grooming» cuando hay un menor involucrado.

A diferencia del «sexting», no se trata de dos menores, sino de un adulto que se pone en contacto con un menor, también a través de cualquier medio tecnológico, con la intención de que éste realice alguna acción de índole sexual. El «grooming» es un delito y debe ser denunciado.

«En este momento, donde los niños y adolescentes pasan mayor cantidad de tiempo con las tecnologías, y hay mayor exposición y vulnerabilidad, desde Argentina Cibersegura aconsejamos más que nunca, que las familias estén muy atentas, presentes y que acompañen. El diálogo abierto y constructivo es la herramienta por excelencia que nos va a posibilitar acompañar a lo más vulnerables. aprovechando el tiempo en familia y la gran cantidad de actividades que hoy en dia los chicos y adolescentes realizan de forma digital, sería oportuno que tanto el sexting como el grooming puedan ser un tema de conversación y de diálogo en cada casa», dijo Aldana Siciliano, directora de la entidad.

Para más información te recomiendo ingresar aquí.

Deja un comentario