Guerra entre Armenia y Azerbaiyán también se libra en Internet

El gobierno dictatorial de Azerbaiyán comenzó a limitar el acceso a redes sociales, mensajeros instantáneos y servicios de alojamiento de videos tras los ataques de este país contra las repúblicas de Armenia y Arstaj, iniciados el 27 de septiembre y que al cierre de esta nota proseguían pese a los llamados de potencias internacionales de cesar con la ofensiva militar.

Según informó el sitio web especializado Netblocks.org, Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram, TikTok, Skype, Twitter y otras plataformas se encontraban entre los recursos web bloqueados.

Los usuarios aún podían utilizar la red social rusa VKontakte y acceder a las plataformas bloqueadas pero mediante redes privadas virtuales (VPN, sigla en inglés).

Las restricciones son una medida de seguridad declarada por el Ministerio de Transporte, Comunicaciones y Tecnología azerí para «evitar provocaciones a gran escala de Armenia», según informó esa cartera.

Es relativamente sencillo para el gobierno de Azerbaiyán bloquear las redes sociales, ya que solo hay tres proveedores de Internet disponibles en el país.

Las métricas de rendimiento de Internet de 15 puntos de observación de Netblocks confirmaron que los servidores «frontend» y «backend» estaban restringidos en líneas fijas y celulares en los proveedores Baktelekom, Azercell y Bakcell, corroborando los informes de usuarios azeríes.

En cambio, en Armenia no se han reportado problemas en el acceso a Internet ni que el gobierno haya tomado medidas para bloquear servicios a los usuarios.

Ofensiva informática

Un analista de seguridad de la información de Armenia informó que varios sitios web estratégicos azerbaiyanos estaban caídos debido a los ciberataques lanzados desde Armenia.

Los ataques fueron dirigidos contra la Presidencia de Azerbaiyán y su Ministerio de Defensa.

Como resultado de estos ataques cibernéticos, y del bloqueo gubernamental a las redes, decenas de miles de azerbaiyanos intentaban conseguir herramientas de ciberseguridad como VPN.

Por ejemplo, la demanda del software NordVPN se multiplicó por 148 en Azerbaiyán.

El interés por las VPN se ha duplicado en Armenia, según me informó la empresa que desarrolla este software.

La VPN está destinada a cifrar los datos del usuario, lo que hace imposible rastrear o interceptar la comunicación.

Al mismo tiempo, protege a los usuarios de ataques de malware y sitios web maliciosos.

“Siempre que hay disturbios, la demanda de herramientas VPN aumenta, ya que la gente intenta asegurar su acceso a Internet para mantener una comunicación privada. NordVPN registró picos en las consultas, que aumentaron hasta 120 veces en diferentes regiones. Por ejemplo, esto sucedió cuando China impuso una nueva ley de seguridad en Hong Kong”, dijo Laura Tyrell, directora de relaciones públicas de NordVPN.

Puedes leer más sobre la guerra entre Armenia y Azerbaiyán aquí.

Deja un comentario