Skip to main content

El uso de medios de pagos electrónicos como las billeteras digitales, los cheques electrónicos, los sistemas de débito inmediato (Debin) y los pagos mediante transferencias virtuales, creció en el contexto de la pandemia del coronavirus.

Los medios de pagos electrónicos tienen un recorrido de casi 12.000 años. Pasaron del trueque, que apareció en el neolítico, a la acuñación de moneda por parte de los griegos, hasta llegar al billete y la tarjeta de crédito.

Sin embargo, la irrupción de Internet y las tecnologías de la información alteró en forma radical en un corto período de tiempo un ecosistema que, en rigor de verdad, poco había cambiado en siglos.

La nueva revolución vino de la mano de los medios de pagos electrónicos, como se conoce a las herramientas que facilitan las transacciones financieras a través de internet o mediante aplicaciones móviles.

Los medios de pago electrónicos permiten operaciones de manera virtual, sin utilizar dinero físico. Se caracterizan por ser sistemas sencillos, rápidos y por construir un historial crediticio que le permite a la persona tener un control sobre sus gastos,

Según datos del Banco Central, las transferencias totales en pesos inmediatas y con acreditación en 24 horas cursadas a través de canales digitales aumentaron en abril un 41% en cantidades y un 17,3% en montos reales, en comparación con el mismo mes de 2020.

Billeteras virtuales

Las billeteras virtuales están entre las herramientas más populares del momento. El último informe de Coelsa, una de las compañías encargadas de la compensación de los pagos electrónicos en el país, aporta datos significativos sobre el lugar que ocupan dentro del ecosistema: de las 45,9 millones de operaciones de pagos electrónicos realizadas en enero, 13,9 millones correspondieron a estas plataformas. Aumentaron 2.000% contra los 670.000 de hace dos años.

Las billeteras electrónicas son herramientas que brindan la posibilidad de realizar operaciones financieras, sin necesidad de poseer una cuenta bancaria. Permiten recibir y enviar dinero a otra cuenta de la misma aplicación, desde una cuenta bancaria u otra billetera virtual, pagar las facturas de servicios desde tu hogar, recargar celulares, armar vaquitas en grupo con tus contactos, pedir asistencia técnica y realizar retiros en efectivo en cajeros automáticos.

eCheq o cheque electrónico

El eCheq o cheque electrónico, creado a mediados de 2019 por el Banco Central (BCRA), es un tipo de cheque emitido por un medio electrónico que puede ser endosado, avalado, negociado, puesto en custodia, cedido y depositado de manera virtual.

Para emitirlo hay que contar con el CUIT o CUIL de la persona y puedes depositarlo en una cuenta corriente o caja de ahorro. Al recibirlo, puedes aceptarlo o desconocerlo a través de la aplicación que utilice.

Es decir, tiene las mismas prestaciones que el cheque físico, la diferencia es que tiene costos operativos más bajos, no requiere de la utilización de papel y se minimizan los motivos de rechazo.

Su crecimiento fue exponencial: saltó de 9.200 cheques electrónicos emitidos en marzo de 2020, a 700.000 cheques en el mismo mes de 2021. Representaron, en esa última medición, el 15% del total de cheques y el 36% en volumen en pesos. Los cheques de papel cayeron, en un año, de 5 millones de documentos por 473.000 millones de pesos a 3,8 millones de cheques por 454.000 millones de pesos.

Débito inmediato (Debin)

El acrónimo Debin alude a “débito inmediato”. Esta operación permite debitar fondos de la cuenta bancaria, previa autorización para hacer tu pago. La utilización del débito inmediato (tanto crédito como débito) está entre las operaciones que explican el aumento de 82% interanual de las transacciones en los «home banking», según figura en un informe reciente sobre uso de dinero electrónico (UDE) de Red Link.

POS Móvil

Es un dispositivo que se conecta al teléfono móvil o la tableta para acreditar transacciones mediante tarjeta de débito y permite realizar el pago en el punto de venta a través de una transferencia inmediata. Es un aparato físico que funciona como un “posnet” tradicional, pero sin emitir comprobantes ya que quedan almacenados de manera virtual.

La situación actual desalienta los contactos presenciales y se ve reflejada en la utilización del POS Móvil: en abril de este año registro? caídas de hasta 9% respecto de marzo y 34% en relación con abril del año anterior, también de acuerdo con los datos de UDE Link.

Transferencias 3.0 y QR interoperable

El sistema de transferencias 3.0 fue presentado a fines de octubre por el Banco Central, luego de un trabajo conjunto entre el regulador, los bancos, las «fintech», los procesadores de pagos y las cámaras compensadoras. La normativa propone una implementación escalonada hasta el 30 de noviembre de este año.

El sistema tiene como objetivo la interoperabilidad entre los diferentes QR. Por ejemplo, que un mismo código QR pueda ser leído y pagado desde cualquier billetera virtual o aplicación.

Entre sus características se encuentran la inmediatez, porque los comercios reciben la acreditación de manera automática; flexible porque acepta tarjetas, QR, DNI, solicitudes de pago, entre otros; y económico al reducir los gastos del manejo en efectivo, ya sea en transporte, almacenamiento y seguridad.

Desde la entrada en vigor, los pagos «abiertos» con QR alcanzaron los 557 millones de pesos, según datos del BCRA al 31 de enero pasado. Se concretaron 100.000 operaciones en ese lapso. El 23 de diciembre se alcanzó el récord diario de 13.498 operaciones por 50.711.548 pesos, empujado por las ventas previas a Navidad.

La meta trazada por el BCRA y el ecosistema de bancos, fintech y cámaras del sector financiero es que la tasa a la cual los pagos digitales le ganan al efectivo crezca hasta el 5% por año en los próximos tres años. Hoy alcanza el 1% al año.

Francisco Chaves del Valle

Gerente de relaciones institucionales de BKR.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: