Skip to main content

Según el informe UDE Link, que elabora en forma mensual la empresa Red Link para medir el uso del dinero electrónico, las billeteras electrónicas se instalan como los instrumentos de mayor crecimiento en usuarios y transacciones.

Por sexto mes consecutivo, de acuerdo con este reporte que me envió Red Link, se mantuvo en agosto el crecimiento de la cantidad de usuarios de dinero electrónico, a 43,3 millones. Aumentó 0,5% en el mes y 14,2% en comparación con un año antes.

Casi un tercio de ese total se sumó desde la irrupción de la pandemia de del coronavirus, ya que el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) llevó a restringir la actividad presencial en el sistema bancario.

De ese modo, se aceleró el proceso de uso de los canales de Internet, tanto a través de la computadora personal en los hogares y empresas, como de los medios móviles: celulares, tabletas y notebooks.

“Nuevamente ese movimiento estuvo traccionado por la aceptación y difusión de las aplicaciones asociadas a las billeteras electrónicas, las cuales se elevaron al récord de poco más de 4,5 millones de clientes: subió 11% en el mes y casi multiplicó por tres la cantidad registrada un año antes», afirmó Jorge Colombatti, gerente comercial de Red Link.

En el último mes, se destacó la posibilidad de solicitar y acceder por medio de las billeteras electrónicas a un préstamo bancario, una funcionalidad que superó lo transaccionado en todos los canales excepto cajeros automáticos. En este caso el monto promedio solicitado se ubicó por arriba de 150.000 pesos, también mayor al observado en el resto de los canales,

La cantidad de transacciones en el conjunto de los canales electrónicos cayó en agosto 7,2% respecto del total de julio -se registraron poco más de 647 millones de transacciones a un ritmo promedio de 15 por usuario. Se trató de un fenómeno de carácter estacional, según Red Link, ya que se observó ese comportamiento en cuatro de los cinco años de la serie.

Por el contrario, el cotejo interanual ratificó la senda expansiva con una tasa de 14,8%, la cual llevó el crecimiento acumulado de los primeros ocho meses a 22,6% respecto de igual período del año previo.

Durante agosto se vio un aumento del 1,26% en lo que respecta a tarjetas con uso, manteniendo la tendencia de crecimiento por sexto mes consecutivo, el cual se puede adjudicar a un comportamiento estacional, dado que en los dos años anteriores también se vio un crecimiento sostenido en ese período.

“El proceso de aprendizaje fue singularmente rápido, tanto por parte del cliente bancario como de las entidades que mejoraron y ampliaron sus plataformas para estar cada vez más cerca de las necesidades de la población, y provocó que, aún después de haber disminuido notablemente la crisis sanitaria, se mantuviera la tendencia a la incorporación de usuarios y el crecimiento de las transacciones», analizó Colombatti.

Entre esas transacciones figuran desde la simple consulta de saldos y movimientos, hasta las transferencias inmediatas de dinero entre cuentas propias y con terceros, pagos y cobros e inclusive operaciones de inversiones financieras, como colocaciones a plazo fijo, compra y venta de moneda extranjera, solicitud de crédito, giros y transferencias, de modo ágil e inmediato.

“Claramente se trata de un fenómeno que tiende a profundizarse, ante la practicidad para llevar a cabo todas las transacciones monetarias y no monetarias cotidianas, sin necesidad de tener a mano ni los pesos ni las tarjetas vinculadas con la cuenta bancaria, y en muchos casos incentivados por las campañas de promociones con descuentos y ofertas que impulsan tanto las entidades como los comercios que adhieren para impulsar su negocio”, dijo Colombatti.

El informe con datos de agosto arrojó las siguientes conclusiones relevantes:

El índice de UDE Link acusó una leve baja de 0,2% en el monto total de las transacciones ajustadas por inflación, en comparación con julio, pero se elevó 12,6% respecto del nivel que registró en agosto del año previo.

Se mantuvo por octavo mes consecutivo en la zona de 200 puntos con base en 2017 igual 100, casi el doble que el promedio registrado antes de la irrupción de la crisis sanitaria que provocó una notable caída de la concurrencia presencial a la sucursal bancaria más cercana al domicilio del cliente.

El total de usuarios de dinero a través de canales no presenciales reafirmó el ritmo de crecimiento de los meses anteriores, con la incorporación de poco más de 220.000 clientes bancarios, al récord de 43,3 millones, se elevó 0,5% en comparación con julio y 14,2% en un año; mientras que el total de transacciones, por el contrario, se contrajo 7,2% en el mes, a 647.581 millones, pero creció 14,8% en un año.

Agosto cerró con 1,26% más tarjetas con uso que en julio, y mantuvo una tendencia de crecimiento por sexto mes consecutivo. En este contexto de crecimiento constante de las operaciones de dinero digital, cobran cada vez mayor relevancia las recomendaciones brindadas por los distintos actores del ecosistema de pagos para operar de manera segura, como utilizar canales oficiales para comunicarse con entidades financieras y evitar la divulgación de datos personales y bancarios a desconocidos.

También sobresalió en el último mes el incremento en 5,5% de las extracciones en cajeros automáticos sin el uso de tarjetas, a 1,1 millones de transacciones. Acumuló 10 meses con crecimiento sostenido, impulsado por el uso de billeteras electrónicas que representan el 94% de la generación de órdenes de retiro de pesos.

En los primeros ocho meses de 2021 se registraron sendos incrementos del uso del dinero electrónico en términos reales y de los canales digitales en comparación con similar período del año anterior: 24,7% en el primer caso y 1,2% en el segundo. Semejantes tasas de expansión estuvieron apalancadas por el aumento en 34,9% en la cantidad de usuarios, y del 42% en la cantidad total de transacciones.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: