Skip to main content

Las elecciones legislativas nacionales del 14 de noviembre renuevan las sospechas, acusaciones y denuncias sobre posibles fraudes. La cadena de bloques («blockchain») podría ser una herramienta contra esas prácticas que afectan la legitimidad del voto.

Javier Ailbirt, experto en automatización y director general ejecutivo de la empresa argentina TheEye, me explicó la factibilidad de la aplicación de blockchain en el sistema electoral argentino.

«Una forma de asegurar la confiabilidad del voto electrónico es recurrir a una blockchain, la cual se caracteriza por su inmutabilidad, es decir su historial es inalterable y fuerza a una transparencia a diferencia de una base de datos centralizada», dijo Ailbirt.

Quienes apoyan el uso del blockchain para procesos electorales, combinado con el voto electrónico, esgrimen, según dijo Ailbirt, las siguientes ventajas:

  • El sistema opera con encriptación; en tanto ofrece seguridad y anonimato, preservando el derecho al voto secreto.
  • El método propuesta aumenta la transparencia y velocidad de recuento.
  • Se eluden los posibles errores humanos en el recuento.
  • La auditoría es sencilla y más dinámica, en tiempo real y evita votos duplicados.
  • La información no se concentra en un único espacio; en tanto los ataques cibernéticos serían imposibles de ejecutar. Además puede consultarse de forma abierta y gratuita.

Ailbirt enumeró las siguientes ventajas del uso de blockchain en un proceso electoral:

  • Disponibilidad: «a diferencia de un modelo centralizado donde un error puede generar problemas en todos los servicios, como sucedió recientemente con WhatsApp, Facebook e Instagram, en la red blockchain posee muchos nodos. Se estima que cuenta con más de 300.000. Cada uno posee una copia de toda la base de datos, con lo cual si gran parte de los nodos se caen, la red seguiría funcionando».
  • Seguridad: «la blockchain posee un algoritmo de consenso, el más conocido es el «Proof of Work» (prueba de trabajo), utilizada por ejemplo en la red blockchain de bitcoin, que se basa en resolver algoritmos criptográficos para el cual es necesario potencia de cómputo. Esto evita que manipulen los datos pendientes a escribirse y que intenten atacar a la red. Distinto es en una red tradicional, donde este último tiempo, debido a la coyuntura mundial de la aceleración del trabajo remoto, muchas redes presentaron debilidades y fueron atacadas principalmente con ransomware comprometiendo el negocio y su información».
  • Inmutabilidad: «en blockchain toda información escrita es inmutable, en contrapartida, en un modelo tradicional, siempre existirá un rol de administrador central y usuarios con ciertos permisos, quienes podrán modificar, eliminar, agregar información y también manipular de igual manera los logs de registro».

Puedes leer más sobre este tema en la nota propia publicada en iProfesional aquí.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: