Skip to main content

Se estima que en América latina el número de suscripciones a servicios de video y TV paga para el 2024 llegue a los 93,7 millones. ¿Matará el «streaming» a la televisión?

La profesora colaboradora de los Estudios de Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Elena Neira, consideró que hablar de su muerte es “muy exagerado” aunque sí opina que, con las plataformas en auge y con Twitch creando nuevas maneras de comunicar, deberá “adaptarse y renovar sus audiencias”.

Con Netflix como la preferida para ver series, películas o documentales a demanda, “todos los estudios constatan la fuga de gran parte de la audiencia de la televisión hacia las plataformas de streaming”, aseguró Neira, quien también apuntó a que este tipo de empresas audiovisuales no ofrece datos del perfil que más consume este tipo de contenidos.

Las encuestas muestran que la televisión sigue atrayendo a la población más envejecida. Los mayores de 64 años son los que más la ven. Fue un año pandémico, que provocó la vuelta de muchas personas a este consumo para seguir en directo las novedades de la pandemia. No obstante, también las plataformas como HBO o Amazon Prime notaron cómo se dispararon las altas en sus servicios ante el confinamiento provocado por el virus.

“La pandemia permitió un acercamiento de esas demografías más adultas a consumos bajo demanda, tanto en servicios de televisión a la carta como de plataformas de streaming”, explicó la experta, citada en un boletín que me envió la UOC.

A nivel internacional, auguran que Disney+ sobrepasará a Netflix en 2025 y alcanzará los 284 millones de cuentas. En total, los clientes de este tipo de contenido audiovisual serán de 1.000 millones en todo el mundo en 2026, la mayor parte en Estados Unidos y China.

El “picoteo” de los jóvenes

Los más jóvenes también se decantan por otras maneras de estar frente a la pantalla, ante videojuegos, redes sociales o en Twitch. El “solapamiento” con la televisión, dijo Neira, es “menos evidente” porque este público lleva más tiempo “desconectado” del audiovisual más tradicional.

Según Twitch, el 70% de su audiencia tiene entre 16 y 34 años, aunque la experta consideró que se trata de una audiencia “más volátil”. “Los jóvenes no tienen un medio de entretenimiento predilecto, sino que picotean y se acercan al que más les interesa”, apuntó.

Un ejemplo de cómo también eligen la televisión cuando lo que emite les interesa, es cómo siguen el «reality» «La isla de las tentaciones». “Eso de que los jóvenes no quieren televisión lineal ni en pintura no es 100% cierto”, afirmó.

La tendencia en aumento de Twitch no va a cambiar, opinó la investigadora, y lo que sí se notará es un cambio en sus contenidos y formas a través, dijo, “el desarrollo de nuevas disciplinas de comunicación”.

Peso cultural y penetración del streaming y la TV

“La televisión todavía tiene un peso cultural tremendo y una penetración cercana al 100% de la población”, destacó la profesora de la UOC, quien consideró que esta característica la hace tener una “enorme tracción”.

Es el público maduro, de entre 45 y 64 años, el «target» más numeroso e importante para la llamada «caja tonta» y mantuvo un consumo de casi 5 horas diarias durante el año pasado. El anterior grupo de edad, entre 18 y 39 años, volvió a engancharse a la tele durante los meses más duros de la pandemia.

Con décadas de historia e instalada como un hábito social más, el principal reto que tiene por delante señaló Neira, es “renovar sus audiencias” y, para ello, aconsejó “adaptarse” a las nuevas tendencias y sacar partido de los formatos que no tienen alternativa en las plataformas en streaming, como, mencionó, el entretenimiento o la información en directo.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: